LEOCADIO REDONDO ESPINA, CRONISTA OFICIAL DE NAVA (ASTURIAS): «NAVA ES LO MÁS GRANDE PARA MÍ»

Leocadio Redondo, ‘ Calo’, cumple veinte años como cronista oficial de Nava. / PABLO NOSTI

El cronista oficial Leocadio Redondo Espina, más conocido por ‘Calo’ cumple veinte años narrando los entresijos de la actualidad del concejo de Nava. A pesar de haber nacido en El Topel, en la parroquia de Ceceda, un 22 de septiembre de 1946, se describe orgulloso como «un naveto más», ya que lleva en la capital de la sidra desde el año 1964. «El amor a mi tierra me marca, Nava es lo más grande para mí», presume emocionado.

Asimismo, se confiesa amante de la cultura ya que, a pesar de ser un aficionado acérrimo a la prosa, los acordes y las instantáneas, su verdadera vocación siempre residió en los lienzos y durante su trayectoria ha logrado exponer sus obras en varias exposiciones individuales y grupales. «En el año 1978 expuse mi primera pintura en el Centro Asturiano de Oviedo», recuerda.

Sobran menos de diez minutos de conversación con ‘Calo’ para darse cuenta de que es un enamorado de Nava y de sus gentes. «Me interesa todo lo que tenga que ver con esta localidad, sus historias, sus escritos. Antes, cuando no era cronista oficial, era saber sobre más sobre Nava era mi afición, pero desde hace veinte años se ha convertido en mi obligación», asegura. Sobre su labor como cronista oficial destaca que lo más importante es el sentido de la «responsabilidad» con la que entiende el cargo: «Por eso me desmarco de todo lo que tenga que ver con política, si tuviese que pertenecer a algún partido, dimitiría como cronista».

Recuerda la «brusca» transformación que sufrió el concejo desde que él llegó en la década de los sesenta: «Hay que verlo con la perspectiva de edad, pero ahora si tienes un hijo, puedes despreocuparte desde que nace hasta que vaya a la Universidad porque Nava te ofrece todos los servicios básicos, esto antes era impensable».

Tras 20 años en el cargo, considera que ha cumplido con su obligación pero esa es «una respuesta que tienen que dar los navetos». En cuanto a su futuro, prefiere no pensar demasiado en ello: «Tengo que ser objetivo y prefiero vivir el momento porque nunca sabes dónde puedes estar al día siguiente». Los navetos pueden estar tranquilos mientras se abriguen en el paraguas de las crónicas de ‘Calo’. Unas historias que, siguiendo su línea, seguirán cargadas de mucho arte.

Fuente: https://www.elcomercio.es/ – JUAN VEGA

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje