LA ERMITA DE SAN JORGE

POR SANTOS BENÍTEZ FLORIANO, CRONISTA OFICIAL DE LA CIUDAD DE CÁCERES

Ruinas de la ermita de San Jorge.

En la ciudad de Cáceres no tenemos ninguna Iglesia, ninguna Ermita, ni ninguna Imagen de San Jorge, nuestro patrón, que esté al culto.

Tenemos una escultura de San Jorge en la plaza de su mismo nombre, obra del artista de Arganda del Rey (Madrid) José Rodríguez Aranda, una representación de San Jorge con una lanza en la mano derecha combatiendo al dragón que se encuentra a los pies del caballo.

Más figuras de San Jorge en Cáceres están en el Retablo Mayor de la Concatedral de Santa María; en el Retablo Mayor de la Iglesia de la Preciosa Sangre; en una hornacina en el vestíbulo del palacio de Carvajal; en un azulejo en el vestíbulo del Palacio de los Golfines de Arriba, etc.

Lo que sí podemos constatar es que a unos doce kilómetros de la ciudad, frente a la Torre de los Mogollones, nos encontramos, en mitad del campo, un enigmático edificio, único en España por su diseño, estamos hablando de la Ermita de San Jorge o de San Salvador para algunos.

El edificio se encuentra en estado ruinoso, semioculto en un terreno sumergido, pero del que no tenemos documentación. La mayoría de los estudiosos creen que se trata de un colector de agua, que posteriormente fue usado como ermita. Lo construyó Diego García de Ulloa “El Rico” en el siglo XIV.

Consta de nave central, capilla, sacristía y coro de pequeñas dimensiones. Presenta pinturas murales con escenas bíblicas del Antiguo Testamento y de la vida de Cristo, con inscripciones en latín, atribuidas al pintor cacereño Juan de Ribera en el año 1565, según consta en una esquina del templo.

Hay dos versiones que hablan de su utilización, como colector de agua del pequeño poblado o que fuera una capilla para dicho poblado. Algunos la ven como un culto al agua con ritos de bautismo y purificación por inmersión: donde el caballero entraría montado en su corcel y una vez en el agua era bendecido por un sacerdote.

Ojalá la Administración pueda hacer que se recupere ya que tiene un valor histórico y artístico incalculable. En la actualidad se están haciendo gestiones para su cesión o su titularidad pública y se acometa la restauración y puesta en valor. Otra solución sería la reubicación de la ermita en otros terrenos evitando la humedad tan grande del lugar en la que se encuentra.

En el año 2015 se creó en Cáceres la “Asociación Fraternal San Jorge-Cáceres”, con el objetivo de fomentar el culto y la devoción del Santo en la ciudad. Recordemos que en el año 1548 se fundó en Cáceres una Cofradía dedicada a San Jorge que desapareció en el siglo XIX. Deseamos que dicha Asociación pueda cumplir sus objetivos y fines y que el pueblo de Cáceres conozca, quiera y venere a San Jorge como se merece, y si puede ser en una capilla o ermita mejor.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje