SALUDO FUENTEPIÑELANO 2136

POR JUAN CUÉLLAR LÁZARO, CRONISTA OFICIAL DE FUENTEPIÑEL (SEGOVIA)

Después de varios días de fiesta (y algún que otro pequeño exceso lógico), el cuerpo y el pueblo piden calma y sosiego. Y paz. Por unos días FUENTEPIÑEL ha estado más vivo, con casas abiertas y chimeneas humeando. Con la vuelta a la normalidad muchas de ellas se cierran de nuevo por un tiempo. Unas hasta Navidad; otras hasta Santa Brígida; otras hasta Semana Santa; y, felizmente, las menos hasta el buen tiempo o hasta el verano. Año tras año, de pueblo en pueblo, en unos más y en otros menos, la historia se repite. Afortunadamente podemos hacerla, vivirla y contarla.

¡Buen día!

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje