EN LA PUERTA DEL SOL, COMO EL AÑO QUE FUE …….

POR GONZÁLO MARTÍNEZ ESPAÑOL, CRONISTA OFICIAL DE ASPE (ALICANTE)

Hoy finaliza el año y lo hacemos con una conocida y emblemática escultura ubicada en un lugar especial la noche del 31 de diciembre pues es, desde hace tiempo, mudo testigo del cambio de año.

La imagen que hoy nos visita corresponde a la estatua del Oso y del Madroño, realizada por el escultor villenense Antonio Navarro Santafé y se encuentra ubicada en la madrileña Puerta del Sol, donde fue colocada en enero de 1967.

La escultura, promovida por el Ayuntamiento de Madrid, quiso representar monumentalmente los principales símbolos heráldicos de la ciudad, un madroño superando en altura a un oso que apoya sus manos sobre el tronco y dirige sus fauces hacia uno de los frutos. La obra en cuestión está realizada en piedra y bronce. Pesa aproximadamente 20 toneladas, mide 4 m. de altura y descansa sobre un pedestal cúbico escalonado realizado en granito.

La primera aparición de un oso rampante y de un madroño frutado en el escudo de la villa se sitúa en el siglo XIII. Con anterioridad, las armas incorporaban únicamente a un oso en actitud pasante, sustituido a partir del citado siglo por las dos actuales figuras.

Esta imagen se ha convertido en un icono de Madrid, pues no solo forma parte del escudo heráldico de la ciudad, sino que también aparece en el escudo de uno de los clubs de fútbol más importantes de la villa: el Atlético de Madrid.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje