PROBLEMAS TERRITORIALES

POR LUIS YUSTE RICOTE Y JAVIER NÁJERA MARTÍNEZ, CRONISTAS OFICIALES DE PARACUELLOS DE JARAMA (MADRID)

Los límites de las poblaciones ahora perfectamente establecidas, han sido sobre todo en la Edad Moderna, cuestiones muy serias, hasta el punto de dejar rastro en la toponimia, como es el caso que nos ocupa. El rastro en nuestro callejero de esas disputas es evidente sobre todo en un momento en el que la agricultura es el motor económico del municipio.

Nos referimos a la Avenida de la Reyerta, la cual se encuentra al Noreste de Paracuellos, al final o principio (según se mire) del casco urbano. Comienza en la Plaza del Príncipe de Asturias y termina en la confluencia de la Avenida Sombra de la torre. Esta Avenida comienza se topa con el camino de la Reyerta, el cual termina o empieza (según se mire) en el lugar con ese topónimo.

Muchos son los que se han planteado que batalla épica ha podido dar origen al nombre, pues bien, no se trata de una batalla, sino de un rifi-rafe por los límites entre varios términos municipales, Cobeña, Ajalvir y Paracuellos de Jarama. Según el diccionario de la R.A.E. reyerta es contienda, altercación o cuestión, es decir una disputa por algo controvertido y, en nuestro caso, es probable que sea un conflicto de intereses por ese lugar sobre todo entre las villas de Cobeña y Paracuellos, cuando la villa de Cobeña fuera expropiada de la Orden de Santiago para que se donara en 1369 a favor de D. Pedro González de Mendoza, que en ese momento se convertía en propietario de Cobeña. Los documentos que hablan de este lugar son del año 1579, cuando se revisan las mojoneras, límites y propiedades de Cobeña, Ajalvir y Paracuellos e incluso las tierras de las monjas de santa Clara de Alcalá.

El topónimo Reyerta se encuentra rodeado de los lugares que responden al nombre de Llano de Cobeña, Llano de Ajalvir (en Cobeña), Pedazo de Santiago (en Ajalvir), este último afirma que fue propiedad de la Encomienda Santiaguista de Paracuellos, lo que da fuerza a la disputa territorial.

Actualmente por el camino se puede dar un agradable paseo, sobre todo en primavera y otoño, donde disfrutaremos de la presencia conejos (Oryctolagus cuniculus), Perdices rojas (Alectoris rufa) y visualizamos alguna Paloma (Columba livia). Es un espacio con actividad agrícola intensiva, de secano, en forma de minifundios, y comparte espacio con un coto de caza. No hay actividades turísticas, ni llega el transporte. Podría considerarse un espacio rururbano.

Parte de su trazado está incluida en la ruta del Lavadero y las Guindaleras que el grupo Amadablan de montañismo ha realizado y señalizado, formando parte de la Red de Senderos de Paracuellos de Jarama. Bien merece un paseo, ajeno a las disputas del pasado.

Bibliografía:

– GARCÍA CARMONA, A.; NÁJERA MARTÍNEZ, J.; RODRÍGUEZ MENDEZ, J. J.; YUSTE RICOTE, L.; CALVO ORIVE, N.; KRSTIC GIBERT, S., (2010): Encontrando a Paracuellos de Jarama. Ayuntamiento de Paracuellos de Jarama.

– NÁJERA, J.; YUSTE, L. (2016): Historias de Paracuellos de Jarama. Ayuntamiento de Paracuellos de Jarama. Madrid.
– PEREDA GÓMEZ, J. (2013): Carta de Venta, Privilegio y Merced de Felipe II a Ajalvir.

Fuente: https://historiasdeparacuellos.blogspot.com/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje