EL TURISMO EN LA PROVINCIA DE CÁCERES (IV)

POR SANTOS BENÍTEZ FLORIANO, CRONISTA OFICIAL DE LA CIUDAD DE CÁCERES

La llegada de los árabes supuso el renacer de las ciudades. Revitalizarán la arquitectura introduciendo nuevas técnicas constructivas y decorativas. Los almohades dejarán una profunda huella en Cáceres: sus murallas y la mayoría de las torres son de esta época, sin olvidar el precioso Aljibe, el segundo mejor conservado del mundo.

La Reconquista atrae la llegada a la Provincia de población alóctona procedente, fundamentalmente, de los reinos de León, Castilla, Asturias y Galicia. El poder de la nobleza, unido al de la Iglesia y a las Órdenes Militares conllevará, desde el punto de vista arquitectónico, una gran profusión de edificios promovidos por estos poderes. Hay que señalar la cantidad de castillos que jalonan toda la provincia, entre los más destacados figuran los de Trujillo, Belvís de Monroy, Coria, Eljas, Monroy, etc., todos declarados Bien de Interés Cultural.

Junto a las casas fuertes, catedrales, monasterios y ermitas, realizados por los cristianos, “convive” el patrimonio heredado de la cultura hebrea: juderías tan importantes como la de Hervás, Cáceres, Plasencia, Trujillo, Guadalupe…ubicadas, sobre todo, en las afueras de las localidades, la arquitectura popular del pueblo llano, realizada con madera, adobe y piedra, da lugar a bellas muestras que han podido conservarse a lo largo de los siglos.

Así, la comarca de La Vera concentra cinco municipios que han sido declarados de Interés Histórico- Artístico: Cuacos de Yuste, en cuyo término municipal se encuentra el Monasterio de Yuste, residencia de Carlos V los dos últimos años de su vida, declarado Patrimonio Europeo; Garganta la Olla, cuna de la mítica Serrana de la Vera; Pasarón de la Vera, Valverde de la Vera y Villanueva de la Vera. La Comarca de Gata también puede presumir de sus Conjuntos Históricos en Robledillo de Gata, San Martín de Trevejo, Gata y Hoyos.

Así mismo están declarados Conjuntos Histórico-Artísticos poblaciones tan importantes como Alcántara, Cabezuela del Valle, Coria, Galisteo, Granadilla, Guadalupe, Hervás, Trevejo y Valencia de Alcántara.

Pero si hay tres Conjuntos Históricos de gran belleza y espectacularidad son Cáceres, Trujillo y Plasencia. Adentrarse en sus cascos antiguos y pasear por sus calles, ofrece la posibilidad al turista de transportarse a la época medieval, pareciendo que el tiempo se ha detenido. Sus calles estrechas y la estructura de sus casas, recuerdan que en ellas convivieron árabes, judíos y cristianos.

Cáceres Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1986 y Tercer Conjunto Histórico-Artístico mejor conservado de Europa por el Consejo de Europa desde el 1968, después de Praga y Tallín, ofrece al visitante un repaso de más de dos mil años de historia. Tras la Reconquista protagonizada por el Rey Alfonso IX el 23 de abril de 1229, fue repoblada por cristianos procedentes del norte de España, encargados de construir las casas fuertes dentro del perímetro de la muralla; casas que en el siglo XVI y posteriores serán reformadas, gracias en parte al oro americano, dentro del espíritu del Renacimiento, convirtiéndose en mansiones abiertas y luminosas, gracias a los patios y grandes ventanales. Estos edificios conviven con la judería vieja ubicada en la parte sureste de la Ciudad Monumental y la judería nueva extramuros cerca de la actual Plaza Mayor hasta 1492 en que son expulsados los judíos por orden de los Reyes Católicos…

(Continuará)

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje