EXCAVACIONES EN LA NECRÓPOLIS DE LOS VILLARONES O TORVISCALES DE FUENTE-TÓJAR (3ª PARTE, 2)

POR FERNANDO LEIVA BRIONES, CRONISTA OFICIAL DE FUENTE-TÓJAR (CÓRDOBA)

Las actividades arqueológicas en Los Villarones no se reanudarían hasta 1980, ahora dirigidas por don Alejandro Marcos Pous. Entre las dos campañas (1977 y 1980) se estudiaron 49 sepulturas de incineración: unas completas, otras expoliadas de antiguo. Los materiales recopilados se conservan en el Museo Arqueológico y Etnológico de Córdoba. Una parte de ellos expuestos. Estuvieron como obreros Antonio Barea, Julián Barea, Manuel Briones, Francisco González, Antonio Huertas, Antonio Leiva y Patricio Gutiérrez. Uno de ellos, Antonio Huertas, al hacer el rebaje en una cuadrícula junto al hoyo de un plantón, sin percatarse del hecho, fracturó el alabastrón de pasta vítrea que veremos. Al lado de Antonio Huertas se encontraba Julián Barea. Éste le indicó que cejase la labor e inmediatamente los presentes nos dedicamos a rebuscar hasta conseguir un buen número de fragmentos, lo que permitiría reconstruirlo prácticamente en su totalidad. Finalizando esta segunda intervención apareció completa la sepultura nº 38.

Además de las piezas indicadas aparecieron falcatas, fíbulas, fusayolas, objetos de oro y de pasta vítrea y restos de un camino empedrado en dirección al poblado situado en Las Cabezas (lo mencionaremos posteriormente).

Los directores de la excavación hicieron las siguientes valoraciones acerca de la necrópolis: “Aquí se produce la rara coincidencia de conocer a la vez la situación de un poblado y de una de sus necrópolis. La necrópolis se puede datar (mitad del siglo VI a. de C. y mediados del IV d. de C.). Es la primera necrópolis ibero-turdetana que se excava científicamente en la provincia de Córdoba. Documenta la existencia en esa zona y época de una población de situación modesta, aunque no pobre”.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje