CONFERENCIA SOBRE LUIS DE MORALES DE ALBERTO GONZÁLEZ RODRIGUEZ, CRONISTA OFICIAL DE BADAJOZ

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE BADAJOZ

La Sala Capitular de la S.I. Catedral Metropolitana San Juan Bautista de Badajoz ha acogido una conferencia de Alberto González Rodríguez, Cronista Oficial de Badajoz, con ocasión de presentarse el cuadro del pintor Luis de Morales de la Virgen con Niño Jesús y San Juanito (pintada en el siglo XVI), como pieza del mes en el Museo de la Catedral. Cuadro localizado por Alberto González en los años ochenta del siglo pasado.

Esta obra realizada al temple mixto sobre tabla de 74×51 cm, pertenece a la Parroquia Ntra. Señora de la Asunción de Villanueva de la Serena (Badajoz). El aforo del espacio de la Sala Capitular de la catedral badajocense, que acogía una colección de siete tapices belgas del s. XVI que recrean la historia de Penélope y Ulises, se duplicó debido a la asistencia de responsables de la Cultura de Badajoz, historiadores, junto con amigos del conferenciante, y este Cronista Oficial de Montijo y Lobón, que escribe este comentario. Por lo que la dirección del Museo de la Catedral, de acuerdo con Alberto González, repetirá esta conferencia el próximo martes 18 a las 19:30h, con acceso a través de la Puerta de San Blas. Aunque el director del Museo anunció que para ese día el aforo ya está completo.

Alberto González Rodríguez se vio acompañado en la mesa por el Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Celso Morga Iruzubieta, el Deán-Presidente del Cabildo Catedral Metropolitano, don Pedro Fernández Amo, y el director del Museo de la Catedral, el sacerdote don Juan Román Macías, que presentó al conferenciante, destacando su dilatado currículo, publicaciones, trayectoria desde su labor en la investigación por y para la ciudad de Badajoz.

“El puente, la puerta y el pintor”, así comenzó Alberto González su exposición; en alusión al Puente, Puerta de Palmas y Luis de Morales. Pues, aunque no se ha dado con el documento que confirme que nació en Badajoz, pero Morales es considerado hijo de Badajoz, señaló Alberto. González Rodríguez fue desmenuzando todo el acontecer del pintor, desde 1510 hasta 1586, períodos con algunas lagunas y otros con fuentes documentales que hablan del quehacer familiar, el taller del maestro, sus obras y discípulos.

Luis de Morales es uno de los máximos exponentes de la pintura española del siglo XVI y en su manierismo se anticipa al Greco. Su pintura representa la más acertada expresión del sentimiento religioso en el Renacimiento español y en su arte se manifiesta la influencia de la pintura italiana y flamenca, aunque ello con la impronta indudable de la originalidad que El Divino supo darle a sus obras; tal y como aseveró el pintor y tratadista español Antonio Palomino y Velasco, en 1715: “El Divino Morales, español, fue natural de Badajoz, y pintor famoso, fue cognominado el Divino”.

Luis de Morales fue un pintor en sintonía con los movimientos artísticos y espirituales de la época, expresando en sus tablas de devoción las vivencias más profundas de aquella sociedad, glosadas en los escritos de Santa Teresa de Jesús, fray Luis de León, o en la ejemplaridad de San Pedro de Alcántara y San Juan de Ribera. Luis de Morales fue uno de los grandes maestros del Renacimiento español, donde el arte era un camino para llegar a Dios, en su doble faceta de maestro de retablos y creador de tablas devocionales, muy apreciadas en aquellos años de la Contrarreforma y misticismo, solicitadas al taller del pintor por la nobleza y dignidades de la Iglesia, entre ellos el obispo san Juan de Ribera.

Alberto González Rodríguez, al finalizar su conferencia fue felicitado por los asistentes. Acompañó a un grupo a la sala donde se encontraba la Pieza Invitada: “La Virgen con Niño Jesús y San Juanito” de la parroquia Ntra. Señora de la Asunción de Villanueva de la Serena, comentando en la cercanía las características y detalles de la obra.

Enhorabuena, Alberto.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje