JORNADA SOBRE LA FIESTA DEL FUEGO DE NOCHEBUENA O DE LA NOCHE DE REYES

POR BERNARDO GARRIGÓS SIRVENT, CRONISTA OFICIAL DE XIXONA (ALICANTE)

Aixames en Xixona en la Nochebuena. (Fotografía Bernabeu)

El sábado 8 de febrero de 2020 se realizó en el Centro Cultural de Petrer la jornada El patrimonio encendido. Fuegos festivos en las celebraciones de Navidad y Reyes Magos en la que un total de 9 poblaciones intercambiaron experiencias y pasaron una jornada de verdadero compañerismo. Estas poblaciones comparten la utilización de unas antorchas realizadas en esparto, espliego o hojas de palma de forma cónica, que se encienden o bien en la Nochebuena o durante la cabalgada de los Reyes Magos.

La iniciativa fue organizada por el Ayuntamiento de Petrer, quien el pasado mes de diciembre aprobó tramitar la declaración de Bien Inmaterial de Relevancia Local de la festividad de les falles de Petrer en la noche de los Reyes Magos y estuvo capitaneada por el equipo del Museo Dámaso Navarro. La jornada se dividió en dos actos: por la mañana, en el Centro Cultural se impartieron un buen número de conferencias y charlas y por la tarde, en la plaça de Baix se organizaron talleres sobre la confección de fallas, fatxos, aixames, atxes y seguidamente, una rodà general.

Autoridades inaugurando la jornada El patrimonio encendido en Petrer.

La jornada empezó muy pronto a las 10 de la mañana las autoridades: Fernando D. Portillo Esteve, concejal de Cultura y Patrimonio de Petrer, Irene Navarro Díaz, alcaldesa de Petrer y José Antonio López Mira, jefe del servicio de Cultura y Deportes de la Delegación Territorial de Alicante de la Conselleria de Educación, Cultura y Deportes inauguraron la jornada.

Diferentes tipos de falles, haros, halhes y brandons utilizados en los Pirineos.

El primero en intervenir fue Marc Ballesté Escorihuela, investigador de la cátedra de Educación y Patrimonio Inmaterial de los Pirineos de la Universidad de Lleida, quien explicó la utilización de falles, haros, halhes y brandons en las fiestas del fuego en el Pirineo y toda la tramitación realizada para declarar estas celebraciones como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Representantes de Elche, Elda, Onil y Tibi interviniendo en las jornadas.

Seguidamente los representantes de 9 poblaciones alicantinas que utilizan el fuego en sus celebraciones de Navidad y Reyes Magos comenzaron a intervenir y a explicar sus festividades con un tiempo máximo de 10 minutos. En total fueron 9 poblaciones alicantinas las que participaron. En primer lugar, se dedicó un bloque para comentar aquellas celebraciones que se realizan en la Noche de Reyes, así intervino: Vicente Navarro Tomas de Petrer; Miguel Ángel Sánchez Martínez de Elche y Juan Carlos Márques Villora de Elda.

Representantes de La Torre de les Maçanes, Gaianes y Xixona. En el centro el director del Museo Damaso Navarro de Petrer.

En segundo lugar, participaron las poblaciones que utilizan el fuego en la Nochebuena, así participaron: Marcos Pardines Bernabeu y Rafael García Berenguer de Onil; Pere Vidal Bellot de Tibi, Sergi Silvestre Pérez y Salvador Sendra Martínez de Gaianes; Bernardo Garrigós Sirvent de Xixona; Josep Daniel Senabre Cabot de Relleu y Antonino Castañer Llinares de la Torre de les Maçanes. También estaba prevista la asistencia de representantes de Beniarrés y Benimassot, pero finalmente no pudieron asistir.

Niño rodando una aixama en Xixona.

Las intervenciones fueron muy interesantes y los participantes pudieron comprobar que fallas, fatxos, xamel·les, atxes y aixames formar parte de una misma tradición ancestral que se remonta a tiempos paganos y al culto al astro sol, entroncando con la llegada del solsticio de invierno y el renacimiento de la luz solar. Con la llegada del cristianismo estas tradiciones sobrevivieron y se adaptaron al nuevo credo. En esta jornada se ha podido determinar la amplia extensión territorial de estas fiestas del fuego que abarcan diferentes comarcas alicantinas: Baix y Alt Vinalopó, l’Alcoià, l’Alacantí, El Comtat y la Marina Baixa.

Fernando Tendero, director del Museo de Petrer y Bernardo Garrigós, cronista de Xixona.

Esta jornada sirvió para intercambiar conocimientos e ideas y para establecer un primer contacto que sirva de germen para iniciar el camino, por qué no, hacia la Declaración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Un camino cuyo primer paso debe ser la declaración de cada una de las festividades de Bien Inmaterial de Relevancia Local por parte de la Generalitat Valenciana. Otros de los objetivos es visualizar más estas celebraciones e incluso se comentó el hecho de introducirlas en las redes sociales.

Sobre las 15,15 finalizó la jornada matutina y los asistentes se dirigieron al bar de la Unión Musical de Petrer para almorzar.

Participantes en la jornada en la Plaça de Baix.

Sobre las 17,00h los participantes se trasladaron al Museo Dámaso Navarro, donde su director, Fernando Tendero, realizó una visita guiada que terminó con la celebración del primer aniversario de la reapertura en su emplazamiento de la calle la Fuente con la degustación de una gran tarta.

Visita el Museo Dámaso Navarro de Petrer.

Sobre las 18,00h los asistentes se trasladaron a la Plaça de Baix para realizar diferentes talleres sobre la construcción de los artilugios festivos. Allí pudimos comprobar que la técnica constructiva de falles, fatxos, xamel·les y aixames es exactamente la misma y que no hay prácticamente ninguna diferencia.

Rodà d’aixames, falles, fatxos y atxes en la Plaça de Baix de Petrer.

A la caída del sol los artilugios elaborados fueron consumidos por el fuego y comenzó una gran rodà donde el público presente también participó.

Rod¡e de un fatxó en Petrer.

Hay que destacar la rodà de un gran fatxó con más de 4 metros de longitud y en la que comprobamos la habilidad y el esfuerzo de los rodadores para que su extremo encendido no tocara el suelo.

Intervención de Bernardo Garrigós, cronista de Xixona.

Bernardo Garrigós, cronista de Xixona, explicó que como ocurre con otras celebraciones el origen de les aixames se remonta, al menos en la tradición oral, a comienzos del siglo XX y que está relacionado con el hecho de que los niños fueran a casa de sus parientes en la Nochebuena en busca del aguinaldo. Tradición que compartimos con diferentes poblaciones asistentes como: la Torre de les Maçanes, Relleu, Tibi y Onil. También explicó que los niños al mismo tiempo que rodaban las aixames y se iluminaban cantaban una cancioncita de la que ahora sólo se recuerdan las primeras estrofas: “Les aixames de Maitines, qui no tinga anous que tire figuer”. Curiosamente tanto en La Torre de les Maçanes y Relleu también se cantaban coplas, que en la actualidad se han perdido totalmente.

Bernardo Garrigós, rodando una aixama en Petrer.

Fue una jornada entrañable que ha abierto el camino para difundir y propagar las tradiciones festivas relacionadas con el fuego en Navidad y Reyes Magos.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje