LOS PRECIPICIOS DE LA CONDICIÓN HUMANA

POR MANUEL GAHETE JURADO, CRONISTA OFICIAL DE FUENTE OBEJUNA (CÓRDOBA)

«Ya desistí de amar / ¡Es algo tan frágil!». Sentidor íntimo del dolor del hombre, Antonio Varo penetra en los intersticios del alma iluminando senderos ocultos que a veces no nos atrevemos a descubrir. Teniendo el mar como telón de fondo, un mar que ahuyenta la soledad y acrisola el olvido, Varo explora los precipicios a los que se enfrenta la condición humana: la erosión del amor, la flaqueza de la vida, el desorden de la realidad, la presencia insondable de la muerte. Varo ensaya en esta obra con los poemas breves, los versos de arte menor y un cierto devaneo con la rima que devela su predilección por la preceptiva, un camino inequívoco para conseguir la perfección.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje