HOY «VAINILLINES», QUE SON FRÉJOLES VERDES

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

«Les mios vainillines pa hoy». Creo que tienen cuna de «pasau el Estrechu», pero están riquísimas.

Me parece que sin pretenderlo me he metido en un berenjenal con este título para mi «historieta» de hoy, víspera de entrada de la primavera.

Voy a ver si me aclaro y, de paso, aclaro también las ideas de ustedes.

La palabra FRÉJOL (plural, fréjoles) tiene significado castellano de ALUBIA, JUDÍA, HABICHUELA… ¡Vaya! La planta y su semilla que los científicos denominan en forma genérica Phaseolus vulgaris. En ciertos países hispanoamericanos utilizan el término FRIJOL (plural, frijoles, sin acento en la i) para ciertas especies de judías o alubias secas, de tamaño pequeño, forma redonda y de coloración muy variada (marrón oscuro, marrón claro, pintas, amarillas, negras incluso).

Esta palabra «fréjol» también se denominó «FRÉXOL», haciendo el plural como FRESOLES, FESOLES y FESOLS (en catalán). Precisamente en Cataluña tienen fama culinarias los FESOLS DE SANTA PAU en guiso con butifarra.

Y en Asturias, ¿qué?

Pues para empezar nunca llamamos FRÉJOLES a las ALUBIAS SECAS (esas son FABES), sino al fruto en verde de la planta; es decir, al conjunto de VAINA Y SEMILLA. En algunas comarcas asturianas utilizan las variantes FRÉGOL y FRÉGOLE (plural, frégoles); FRÉXOL, FRÉXOLA, y FRÉXOLE (plural, fréxoles).

Y cuando nos ponemos castellanoparlantes decimos FRÉJOLES VERDES

¡Oiga! ¿Ya acabó la clase?

¡No, home, no! Ahora nos queda lo de VAINILLES.

Por vaina se entiende la envoltura que encierra la semilla de algunas legumbres. Cuando está seca, en COLUNGA la llamamos FABARACA (si es la vaina de la alubia) y por otras zonas recibe nombres muy diversos.

Ahora bien, si el fruto (vaina y semilla) están sin madurar (es decir, «verdes») entonces se denomina VAINILLA (plural, VAINILLES); si bien en algunos municipio, como Villaviciosa, llaman VAINILLES a variedades secas de pequeñas alubias amarillas («fabines amarillines).

Clase finalizada. Ahora hablemos de comer.

Pues para hoy hemos preparado UNES VIANILLINES CON SOFRITÍN DE JAMÓN, que son una delicia.

Para empezar hay que eliminar los extremos de «les vainilles» y los bordes laterales (que siempre tienen un filamento desagradable) y, también, «les fabines» (semillas tiernas) que encierran. Es decir, nos quedamos con las vainas.

Troceadas al gusto, las cocemos en agua con sal y unas patatas mediano-pequeñas de carne más bien dura (a mi me gustan para estos casos las patatas de variedad «agria» y carne amarilla),

Ya en su punto de cocción («al dente»), las escurrimos y complementamos con un sofrito, tipo pisto, de cebolla, pimiento y tomate, enriquecido con trocitos pequeños de jamón (si es ibérico, mejor que mejor).

Da todo un hervor y tras un reposo… ¡a comer!

UNA ADVERTENCIA.- Si por casualidad ven que en una confitería les ofrecen VAINILLINAS no piensen que son fréjoles verdes («vainillines» ); sepan que son unos BIZCOCHOS DE SOLETILLA aromatizados con VAINILLINA , especia muy apreciada en dulcería , obtenida de la orquídea denominada VANILA (Vanila planifolia).- En confiterías leonesas elaboran CANELINAS , que son galletas muy aromatizas con canela.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje