ROPA VIEJA, QUE ES AHORRO

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

ROPA VIEJA CON ARROZ BLANCO.

El libro COCINA CÓMICA.

Cuando yo era «nenu» en aquellos tiempos de la posguerra y del «racionamiento», el COCIDO DE GARBANZOS era «plato de lujo» para domingos y días de fiesta domésticos o patronales. Decir que «tenís los garbanzos en tal o cual sitiu» era anuncio de que estabas invitado en ese lugar a una celebración festiva.

Era costumbre -puesto que en toda comida festiva se cocina «a lo grande»- guisar un cocido abundoso y abundante «pa que sobrara p´al día siguiente» y, de este modo, evitando un ajetreo de cocina, se conseguía, al menos, una mañana para descansar.

El sobrante de garbanzos, patatas y -si se acostumbraba- repollo, se rehogaban en aceite y se ofrecían bien calientes a modo de refrito; el sobrante de carnes (ternera, gallina,…), se desmenuzaba y se guisaba como ROPA VIEJA.

Don Ángel Muro, en su Diccionario General de Cocina (Madrid 1892), que tengo la suerte de poseer, nos dice que ROPA VIEJA es «el guisado compuesto de la carne que ha sobrado de la olla o que fue antes cocida».

Un plato de ROPA VIEJA, «tal cual».

Después de explicar la receta que él sigue, ofrece otras dos preparaciones: una «A LA AMERICANA» y otra A LA HABANERA».

Don Juan Pérez Zúñiga (1860-1938), célebre escritor, periodista y por encima de todo, humorista; autor de muchísimas obras como «Viajes morrocotudos», «Coplas de sacristía», etc., publicó en 1920 COCINA CÓMICA; una joya de libro y de humor (que también tengo la suerte de poseer en su primera edición). En él parodia la receta «a la americana «, de Muro con una gracia simpatiquísima. Cito algunos de sus párrafos:

«Se agarra una sartén por el mango, se la pone sobre una hornilla en donde haya lumbre (porque si no daría lo mismo ponerla sobre el fregadero) y en dicho receptáculo se echa, con la sana intención de que se derrita una porción de manteca… «Entonces se agrega carne cocida y desmenuzada, no siendo indispensable que este ingrediente sea un sobrante de comidas anteriores, pues si bien suele aprovecharse para este guiso la carne usada, más vale que sea nueva…»Este plato, inventado por Américo Vespucio, se recomienda por el abrigo que presta al estómago. Al fin y al cabo es ropa, aunque deteriorada al parecer».

¿Cómo preparamos ROPA VIEJA en el restaurante virtual «CASA PRUDO»?

En una sartén con aceite se pocha una cebolla cortada en juliana o en aros, medio pimiento rojo y otro medio pimiento verde también cortado en aros o en tiras largas, dos dientes de ajo laminados y una gundilla de Cayena (si gusta el picante). Ya en su punto se agregan salsa de tomate frito y las carnes (sobrante del cocido) desmenuzadas en tiras y rehoga todo junto. Se suma un chorro de brandy, de güisqui o de vino blanco (al gusto) y da unos hervores.

Este preparado de ROPA VIEJA se ofrece sobre un lecho de arroz blanco, o complementado con patatas fritas… o «en solitario con su salsa para, ¡eso sí!, «mojar bien con pan de hogaza».

¡¡FELIZ CLAUSURA VÍRICA y piensen que GANAREMOS!!

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje