JUAN COTINO, DESCANSA EN LA PAZ DE DIOS

POR JOSÉ SALVADOR MURGUI ES CRONISTA OFICIAL DE CASINOS (VALENCIA)

Juan Cotino visitando la VI Feria de Dulces de Casinos. EPDA

Eran sobre las trece horas de hoy cuando me llegó la noticia Juan Cotino ha muerto a causa del coronavirus ¡Qué fácil es decir esta frase, que resignada y que frecuente con lo que está pasando! ¡Sí señor, ha muerto por el CORONAVIRUS! Y yo en mi ignorancia absoluta pienso, ¿y quién y donde se lo contagió? Lo dejo aquí. Cada uno que examine su conciencia y descubra donde fue y donde pasó sus últimas horas de vida pública Juan Cotino. Solo lo indico que lo hagamos como una práctica de memoria, de esas que jugamos en estos días de confinamiento. ¿A que fue Juan Cotino a Madrid el 12 de marzo?

Noticia de su fallecimiento, clica aquí

Juan fue a Madrid el 12 de marzo, el 13 fue a la Basílica de la Virgen de los Desamparados a dar gracias, y el martes 17 ya ingresó en el Hospital, así hasta hoy «-Juan te vamos a pasar a la U.C.I.» Su última petición fue: «-que vinga el retor», y le administró el sacramento de la unción de enfermos.

Hoy segundo día de pascua, nos deja Don Juan. ¡Qué difícil es escribir en este momento! Son tantas las llamadas, mensajes de amigos en común, personas que han sentido esta muerte, que se me hace muy difícil ordenar las ideas para expresar en pocas líneas el agradecimiento que nace de mi corazón hacia un hombre que no solo estuvo a mi lado, sino que estuvo al lado de Casinos.

Conocí a Juan hace muchos años, antes de ser yo Alcalde, compartimos experiencias, cuando en 1995 tomé la decisión de presentarme a las elecciones, el junto a Manolo Tarancón, siempre estuvieron a mi lado. Hombres de trato afable, atentos y generosos. Desde Madrid, cuando ocupó el cargo de Director General de la Policía, siempre fue mi interlocutor válido ante Ministros y Ministerios para resolver aquella reversión de las Escuelas que estaban cedidas al Estado Español desde los años cuarenta. Era lo mismo llamarle sábados que domingos, siempre atendió las demandas de Casinos.

¡Cuántos papeles de inmigrantes me ha resuelto en su etapa de Delegado del Gobierno! «Juan mira esta carta que ha recibido esta familia» Juan y a veces me decía, «Ya está bien, ¡pareces la hermana Teresa de Calcuta!» Siempre molestando, no para mí, para las gentes de Casinos.

Juan, «que es Santa Bárbera», ¿-a qué hora quieres que este? Vente por la mañana? «Juan, ven que es san Vicente, y hacemos el Combregar» y Juan a primera hora estaba en Casinos. De paso que venía, lo llevaba a algún camino que estaba por asfaltar, «Juan este camí esta desfet» pásame una propuesta… «Juan que es la Fira del dolç vindras?… que me vas a donar? » ¡Sempre estas demanant!, pero Juan venía, y cumplía… Era una relación tan familiar, que es imposible referir en estas letras.

Juan Cotino, el amigo que antes fue persona que político. El hombre que era sensible a las demandas positivas, el hombre que siempre estaba al lado del teléfono cuando requerías su atención. No era de atender tonterías, era de solucionar necesidades.

Hemos viajado juntos a diferentes lugares, hemos compartido momentos, refiriéndome la liberación de Ortega Lara, o la muerte de Miguel Ángel Blanco; hemos reído juntos en momentos de alegría, o en actos protocolarios; vino a Casinos el día que nos visitó la Ministra Elena Espinosa, para inaugurar las obras de modernización de regadíos de la Comunidad de Usuarios del Camp del Turia-Casinos, el 10 de abril del año 2006 y nos ha visitado en tantas y tantas ocasiones, que ya lo considerábamos como un amigo de Casinos, y para mi así lo fue y lo es.

Cuando ya no eres nada en la vida pública, situación que compartimos los dos en este momento, queda el recuerdo de lo que hemos vivido. Pero con Don Juan, hemos compartido momentos como el 4 de agosto en el Palmar, y otras fiestas de pueblo, en las que hemos coincidido. Siempre desde el prisma de la amistad y de las experiencias vividas.

Hoy es un día triste, día de llamadas, de dar la noticia, de reacciones calladas, y de recordar momentos. He llamado a un convento de clausura de Valencia, para comunicarles la muerte de Juan. La Madre Abadesa, con tristeza me ha contado, que días antes de todo esto pasó par allí y les dio un donativo para que hicieran misas. ¿Sabía Juan que su final en este mundo estaba tan cerca como ha sido?

Lo supiera o no, Juan Cotino, se fue sin decir nada, en silencio, en una cama de la UCI de un hospital, discretamente, envuelto por la epidemia del COVID 19… Es el momento de pensar, de valorar, de actuar. Nos vamos y lo dejamos todo, el mundo nos sepulta, hay ocasiones que sospesamos aquello de que «fue maltratado, pero se sometió humildemente»

Juan, hoy es un día triste, seguramente para ti será glorioso. Yo ahora te preguntaría: ¿Cómo es el cielo? ¿Ya estás en la Gloria, hoy segundo día de Pascua? Todas las penalidades, desprecios, momentos de dolor que has sufrido, hoy han llegado a su fin. Llegó el día de tus alabanzas. No soy quien para persuadir a nadie, no soy quien para convencer a nadie, solo soy ese amigo tuyo que siente tu ausencia, que le duele tu muerte, y que sufre por no acompañarte en las honras fúnebres que tu mereces tener.

Juan Cotino, amigo Juan, gracias por haberte conocido, gracias por lo que me diste a cambio de nada, y gracias por los años que como Alcalde, siempre estuviste al lado de Casinos.

Fuente: https://www.elperiodicodeaqui.com/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje