CASINOS, EL LADO DULCE DE LA PANDEMIA: REGALO DE MONAS DE PASCUA AL HOSPITAL DE LLÍRIA

POR JOSÉ SALVADOR MURGUI. CRONISTA OFICIAL DE CASINOS (VALENCIA)

Trini, la gerente de la turronería La Casinera en el momento de la entrega de las monas con personal del Hospital de Llíria. / EPDA

Casinos es un pueblo dulce, lo he escrito tantas veces que puede resultar empalagoso. Pero hay gestos que no se pueden pasar por alto, en cuanto a solidaridad y entrega se refieren. Ya nos lo dijo en el Evangelio S. Mateo 6:3-13 «Pero tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha, para que tu limosna sea en secreto…» y no hablo de una limosna al pobre menesteroso.

Personalmente me llego a oídos el gesto, cuando interpelé a la autora me contestó con esos emoticonos que es una carita y en la boca una cremallera. A los pocos días, las redes se encargaron de mostrar las fotos que días antes se silenció.

Trini, madre e hija, de Bodegas Trini, «La Casinera», de forma altruista, hicieron más de cien monas de pascua, que con todas las medidas de seguridad, garantía y normativa, llegaron hasta el Hospital de Llíria, para que las disfrutaran el personal sanitario que estaba trabajando en ese turno.

Desde la Subdirección Médica del Hospital de Lliria, el día 12 de abril, les llego la carta reiterando el agradecimiento, por la donación de estos productos alimentarios, que hicieron llegar al Hospital, a disposición del personal. Añade la carta: «En estos tiempos tan difíciles, que estamos todos atravesando, nos orgullece contar con empresas y particulares que dedican todos sus esfuerzos a paliar los efectos de la situación.»

Es complicado vivir la pascua encerrados, es importante mantener el contacto virtual con las personas, las video llamadas se multiplican, hay muchas personas de avanzada edad solas, otras en hospitales, no solo enfermas, sino también acompañadas por el más absoluto silencio y el más enérgico dolor, que es atendido por los médic@s y enfermer@s que tienen que multiplicarse estos días. Todos somos conscientes de su vocación, pero a ella, hay que sumarle la dedicación, y entrega, que hacen con tanta sensibilidad y generosidad.

El Hospital, es la escuela de la salud, de la vida, estos días ese entorno recobra una importancia vital, cuando pensamos en positivo, es el lugar donde nace la esperanza, donde se puede encontrar la salud. Y cuando todo falla… es el final. El gesto de esta familia, es un ejemplo importante. No querían que se supiera el detalle, pero las noticias en un pueblo pequeño corren como la pólvora, y lejos de que esta noticia sea publicidad, desean que quede en el más recogido anonimato.

Monas de Pascua con mensajes de aliento. / EPDA

Anonimato, como el de personas que se han brindado para ayudarles a trabajar en esa labor y poder repetir la gesta, anonimato de ayudas a otros colectivos o entidades, y anonimato a la hora de que llegue la generosidad compartida.

Me consta de otras ayudas de otra clase, no de alimentos…; se de personas y familias que han trabajado por y para esta causa, para poner medios, para ayudar a prevenir, combatir la pandemia, pero de momento, no estoy autorizado para dejar constancia de los hechos. Tampoco hay que pasar por alto el trabajo de nuestros tractoristas y agricultores.

Si hay que expresar algo en esta crónica de hoy es el hecho ocurrido el sábado 11 de abril, cuando el obrador de La Casinera, olía a panquemao recién hecho, a monas de pascua, y panquemaos rellenos de chocolate, todo llegó a su destino, los mensajes de gratitud, también llegaron al momento; unos dulces se recibieron anónimamente, de otros quedó constancia gráfica, pero la dulzura del hecho producido, dará sabor a las vidas que en ese momento lo disfrutaron.

Yo en mi ignorancia me pregunto: ¿Nuestros dulces, los panquemaos, las pastas, las peladillas, los turrones… todo lo bueno que aquí sabemos hacer, serán la vacuna necesaria que cure esta pandemia? Igual es la solución… sea o no, quede en propuesta o ilusión, sabemos que lo bueno, lo dulce de Casinos, llegó al Hospital de Llíria, para alegrar la Pascua, de manos de esa familia que lleva por nombre La Casinera.

Fuente: https://www.elperiodicodeaqui.com/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje