HOY PALOMETA (QUE ES JAPUTA) AL HORNO, AL MODO DE «CASA PRUDO»

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Japuta.

«Tapón del botellón». / Fidi Fidalgo

Hoy, día primaveral con cielo limpio y soleado (de momento), tengo dos recuerdos que voy a comentar con ustedes porque los dos me llevaron a la misma consecuencia: un plato de pescado.

Ustedes saben que yo soy colungués nacido en la parroquia de Duz que engloba las localidades de Huerres, San Juan y La Poladura (o Poledura). En esta última festejan en agosto a SAN TELMO (1190-1246) -su nombre real fue Pedro González Telmo- fraile dominico de Frómista (Palencia), confesor del rey Fernando III el Santo y PATRONO DE LA MARINERÍA por ser defensor contra tempestades y faro de luz para llegar a buen puerto. Los marineros lastrinos le veneran casi con tanto fervor como a la Virgen del Carmen o a San Roque.

Pues bien, hoy 15 de abril es el verdadero día de la festividad de este santo. Por tal razón, es mi primer recuerdo de «feligrés sanjuanín» y disculpa para asar un pescado muy marinero de Llastres.

Vayamos al segundo. Ayer, 14 de abril, muchas gentes añoraron aquel otro 14 abrileño de 1931 cuando en España se proclamó la II República. Un servidor, que no entiende de política, me dediqué a leer poesía e historia y a escribir cosas de Física y, leyendo a Machado, me entero que quien leyó, a su muerte, el discurso fúnebre fue el escritor, periodista y político vasco don JULIÁN ZUGAZAGOITIA MENDIETA (1899-19409), ministro de la Gobernación entre 1937 y 1938, y de forma interina ministro de Hacienda en 1937, durante la Presidencia de don JUAN NEGRÍN (1892-1956), catedrático de Fisiología en la Universidad madrileña y profesor y amigo del colungués Prf-Dr. FRANCISCO GRANDE COVIÁN.

Bueno, pues lean estas letras que en 1925 escribió el Sr. Zugazagoitia a don Dionisio Pérez, «Post Thebussem», autor de la GUÍA DEL BUEN COMER ESPAÑOL, respecto al pescado que después comentaré: «Palomita en San Sebastián, zapatero en Bilbao, paparda en Santander, castañeta en Galicia y palometa en Vizcaya , que todos estos nombres tiene y ALGUNO MÁS FEO que nos abstenemos de escribir ; este pescado es proletario y por su baratura proporciona un rico mantenimiento a las clases modestas».

¿Y cual es ese «nombre feo» al que alude don Julián?

Pues es el de JAPUTA, que no significa lo que algunos de ustedes mal pensados, que son unos mal pensados, puedan sospechar; sino que proviene del árabe «SABBUT» con significado de PEZ.

¿Y lo de CASTAÑETA?

¡Hombre!, si admitimos que japuta alude a «lo porno que pensamos», y como «tales personas (sin ja)» usan de lo que usan en su actividad a lo que en Galicia llaman «ameixa, bicha, berberecha, chicharra, caraxa, y CASTAÑETA… pues ¡échale hilo a la cometa!

Estos dos recuerdos, marinero el uno y político el otro, fueron razones más que suficientes para completar una posibilidad de ahorro y preparar un plato riquísimo, sabroso, barato y muy socorrido.

Lo haremos así según esta receta que conozco desde «cuando Prim era cadete»:

Compré una palometa, fresquísima, de, aproximadamente, 1,300 kg. Ya eviscerada y muy bien limpia la salpimenté, di dos cortes transversales (que «rellené con rodajitas finas de limón) y, dispuesta en una fuente de horno, la recubrí con aros de cebolla y pimiento (verde y rojo), la bañe con un buen chorro de aceite de oliva y un vasito de vino blanco, la acompañé de unas patatas panadera «medio fritas» y… ¡al horno!

Bueno, al horno irá a eso de las 13 horas (la «una» del medio día) para que tras media hora de asado a 180º C (siempre bañada de vez en cuando con su jugo) llegue a la mesa en plena sazón de jugosidad y de temperatura.

Ahí la tienen en su fuente, ya dispuesta para el asado. Y con ella, en «la nevera», una de Moet y Chandon que en su día me regalaron unos amiguetes por mi cumpleaños.

Hoy el virus maligno, que desconoce lo que es una japuta y que nunca bebió champagne (léase champán) sino «licor de lagarto», no se atreverá a atacarnos al verse muy «desorientado».

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje