DOS ARTEFACTOS AÉREOS CAEN SOBRE HINOJAL

POR FRANCISCO RIVERO, CRONISTA OFICIAL DE LAS BROZAS (CÁCERES)

Y seguimos confinados y buscando cosas que han ocurrido en mi pueblo natal. En otras ocasiones trataremos diversos temas extremeños, españoles o mundiales, por ejemplo, recomenzar la lectura de una obra maestra de la literatura contemporánea actual “El Aleph”, del excelso Jorge Luis Borges, al que tuve el gusto de tratar y, hasta de desayunar con él en Mallorca, hace ahora… unos 40 años.

Pero ahora toca un tema singular que yo o sabía nada de nada. De vez en cuando busco comprar cosas y en esta ocasión en la página web de “todo colección” me encuentro un hecho curioso que hizo que Hinojal saliera en los “papeles” de España un día de Santo Toribio del año 1959.

Para resumirlo brevemente: El 16 de abril de 1959, día de Santo Toribio, dos artefactos aéreos cayeron en Hinojal lo que causó la consiguiente alarma en el vecindario, como se puede ver en la noticia que vende por 6 euros “todocoleccion”.

La noticia la dio el diario ABC del 17 de abril. Veamosla textualmente:

ALARMA EN HINOJAL (CÁCERES)
POR LA CAIDA DE DOS “ARTEFACTOS AÉREOS
Se trata de depósitos suplementarios de gasolina para aviones

Hinojal (Cáceres) 16. Cuando se celebraban las fiestas de Santo Toribio, en la ermita situada en las afueras de este pueblo, cayeron en el lugar conocido por “Cuarto de los Llanos”, dos “artefactos aéreos” de unos tres metros de longitud, con fuselaje parecido al de los aviones. Se halan huecos, pero en su interior se aprecian numerosos tubos. En los alrededores del sitio en que cayeron había manchas, al parecer de gasolina con aceite, manchas que también se observan en el fuselaje, de color aluminio.

Aunque no se notó nada, daba la impresión de haber estado adosados a un cuerpo que mantenía a ambos. Una de las inscripciones es la siguiente: “Número 41774. U.S. E Ton. K. Assembled, for U.S.E. On. F-94, F-80 Or. T-33, series, Aircraft, T.O, U.S.E. On. F.84. Aircraft, Change, Plugs. From A-f. T-to. Forsafward. Bafle”.

Horas más tarde, después de haber publicado la noticia del hecho -con la consiguiente alarma que aquello produjo- en los periódicos de la tarde, se supo que dichos artefactos son depósitos supletorios de combustible que llevan acoplados los pequeños aviones en la parte inferior de las alas con objeto de proporcionarles una mayor autonomía de vuelo.

Dichos depósitos de aluminio y forma oval o tipo cohete, pueden ser desprendidos en vuelo por el piloto accionando un mecanismo desde su cabina, con lo cual aligera el peso de la aeronave. (Resumen de las informaciones de Mencheta y Cifra.)

El hecho debió causar tal interés, que la publicación de la fotografía, cuya hoja vende “todo colección” mando dos enviados especiales a Hinojal para hacer un reportaje del asunto. Y tituló: DOS “SATÉLITES” ALBOROTAN UN PUEBLO EXTREMEÑO.

Comienza la crónica: “Todo sucedió como en una película de Berlanga (Naturalmente, le ofrezco el guion). Los exteriores son campos de labrantío, a medio crecer la espiga apretada en unas laderas de los cerros bajos, descansando la tierra de barbecho en otras, y allá, a unos cinco kilómetros, el pueblecillo de Hinojal. Igual que no nombre, como de hinojos…”. Y cuenta el inolvidable hecho que sabrán muy bien los mayores de nuestro pueblo, mayores que ya van faltando, algunos de ellos por esta maldita pandemia.

Y como siempre, hay aportaciones a estos artículos. Eso indica que se leen y hay interés en ampliar la información. El experto en Telecomunicaciones Rubén Ru, me indica en el Facebook de “Memorias e Hinojal” lo siguiente:

El tipo de avión era éste; fue un avión desarrollado por los Estados Unidos a finales de la Segunda Guerra Mundial. Y no era d gasolina, sino de queroseno.

Lockheed P-80 Shooting Star fue el primer caza a reacción operativo de Estados Unidos, un diseño bastante convencional aparte del motor a reacción y el ala de flujo laminar. A finales de la Segunda Guerra Mundial, cuatro máquinas estaban en Europa listas para el combate, pero no llegaron a realizar ninguna misión.

La conclusión es que seguramente pasaban con bastante altura y en vuelo de pruebas de autonomía. Todos los cazas militares tienen la opción de añadir depósitos externos para aumentar la autonomía de vuelo, cuando el combustible de los depósitos se agota, los desprenden, o bien cuando iniciaban un combate aéreo, esto se daba mucho en la Segunda Guerra Mundial, sobretodo, con los cazas del Pacifico que Grumand diseñó para EEUU. Actualmente en España tenemos cazas comprados a los Estados Unidos, como el F18 Hornet y éstos también disponen de esos depósitos adicionales…

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje