SALUDO FUENTEPIÑELANO 2296. DÍA 47 DEL ESTADO DE ALARMA

POR JUAN CUÉLLAR LÁZARO, CRONISTA OFICIAL DE FUENTEPIÑEL (SEGOVIA)

Se nos despide el mes de abril. De este de 2020 no vamos a guardar un buen recuerdo precisamente, y no porque no haya llovido o haya helado o granizado más de la cuenta, contratiempos meteorológicos que han hecho que a este mes se le atribuyeran refranes poco amables como “Buenos amigos y buenos abriles, uno entre miles” o “Abril, abril, de cien en cien años deberías venir”. Estos refranes vienen bien a cuenta este año pero no por la meteorología sino por esta cruel pandemia vírica que nos está azotando y que de momento nos está ganando la batalla, aunque poco a poco vamos haciéndola frente con mejores resultados por nuestra parte y llegará el momento en que la derrotemos como se han derrotado otras anteriores.

No obstante prefiero despedir el mes con otros refranes con mejores perspectivas y más optimistas: “Abril que sale lloviendo, a mayo llega riendo”; «Abril concluido, invierno ido»; “El invierno no ha pasado hasta que abril no haya acabado”; «Abril saca la espiga a relucir»; o «En abril, sale la espiga del cubil».

Esperemos que en el mes de mayo todo vaya mejorando y que en junio podamos empezar a vivir la «nueva normalidad», como dicen por ahí, que nos están programando, al menos hasta que encontremos una vacuna que haga frente a este bicho o que todos nos volvamos inmunes frente a él. Pero hasta entonces,

#YoMeQuedoEnCasa ¡Y que no cunda el pánico, que nos reinventaremos y volveremos más fuertes!

¡Buen día!

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje