DIARIO DEL COVID-19: ALGUNAS NOTICIAS DE CASINOS DE 1970: «CURSO PARA TRACTORISTAS, ORGANIZADO POR EL P.P. O»

POR JOSÉ SALVADOR MURGUI. CRONISTA OFICIAL DE CASINOS (VALENCIA)

Un mojón de Casinos. EPDA

Entre los muchos quehaceres que ocurrieron en 1970, hay algunos que se son dignos de mención uno ellos fue el «Curso para tractoristas, que organizó el P.P. O».

La Promoción Profesional Obrera (PPO) fue un programa nacido en 1964 con el objetivo de conectar las necesidades de cualificación de la población activa con los Planes de Desarrollo Económico y Social, con la intención, de reconvertir a los trabajadores del sector primario en trabajadores aptos para la industria y el sector servicios.

Aquel año el PPO del Ministerio de Trabajo organizó en Casinos un curso de «Tractorista manipulador» con una duración de tres meses y medio y al que asistieron veinticinco alumnos, todos ellos agricultores, la mayoría con una edad superior a los 45 años, también habían cuatro alumnos de más de 60 años, era de admirar el ansia y la voluntad de aprender que estos labradores de edad madura, que habían tenido tan pocas oportunidades en el transcurso de su vida, y para algunos era la primera ocasión que se les había brindado en aquel momento, que la supieron aprovechar a pesar de su avanzada edad, para obtener el Carnet de Conducir.

El curso lo impartieron como monitores don José Gramage Antequera y don Rafael González, ellos mismos dijeron que estaban muy satisfechos tanto por la asistencia de los alumnos como por los progresos que éstos experimentaban, ya que por ser un curso que abarca las materias de conducción, manejo de tractores y aperos, así como el conocimiento de algo de mecánica, código y señales de circulación, eran muchas las materias que tenían que aprender.

Estos hombres tuvieron que realizar un gran sacrificio para asistir a las clases de teórica y práctica, dado que sobre matricularse en primavera, el curso se desarrolló en plena campaña de vendimia, tengamos en cuenta que aquellos años las colas de tractores para descargar la uva en la Bodega se hacían eternas y estos labradores después de una dura jornada de trabajo, es de comprender el cansancio, y que los reflejos mentales no son lo rápidos y eficientes para asistir a clase aprovechando el tiempo de estudio.

Mereció la pena el esfuerzo en aprender para conseguir el preciado título, que obtuvieron al final del curso para poder lidiar con el manejo de las máquinas, atender los trabajos del campo, que a pesar del incremento de tractores y aperos para modernizar la agricultura, eran trabajos duros, llevados con dignidad, pues nuestras frutas eran muy apreciadas en el mercado, gozando de un buen nombre por su aroma, tamaño, dulzura y calidad.

Desde estas líneas, y viviendo los momentos de dolor por ésta pandemia, que se ha traducido con la pérdida de esos miles de hombres y mujeres que lo dieron todo, quiero brindar mis últimas palabras de esta crónica, como un homenaje y vivo recuerdo a estos pequeños agricultores, dignos de admirar porque fueron los últimos de unas generaciones que trabajaron con carros y caballerías, y supieron adaptarse a aquellas nuevas tecnologías de manejar el tractor, trabajaban de sol a sol por amor a su tierra el «amor al arte» que les caracterizaba era hacer «horas extraordinarias» trabajadas con el corazón por amor a sus familias, para que sus hijas, hijos y nietos vivieran con dignidad e ilusión.

Quien esto escribe, es nieto del decano de esos veinticinco alumnos, que gracias a ese curso, pudo conducir un tractor Barreiros, hasta que su salud se lo permitió. Nos paseó a todos los nietos con aquel tractor y el remolque, le acompañábamos a coger «garrofas», almendras, y a vendimiar. Cuando podaba las viñas íbamos a sarmentar, y en las vacaciones de Navidad el plato favorito era ir a plegar las aceitunas, después a la almazara a hacer el aceite, y con un carro de dos ruedas, llevarlo hasta casa para dejarlo en las jarras. Al nombrar el aceite, no puedo reprimir ese recuerdo al tío Rufino Merino, siempre tan atento y empeñado en hacer de aquellas aceitunas el líquido aceite dorado que con tanto mimo nos inculcó en aquella vieja almazara del puente, cada vez que hacíamos una parada y transportábamos las aceitunas del molino a la prensa.

Fuente: https://www.elperiodicodeaqui.com/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje