SALUDO FUENTEPIÑELANO 2297. DÍA 48 DEL ESTADO DE ALARMA.

POR JUAN CUÉLLAR LÁZARO, CRONISTA OFICIAL DE FUENTEPIÑEL (SEGOVIA)

El día 1 de mayo es día festivo a nivel mundial por partida doble. Por un lado, la iglesia católica celebra desde 1955 el día de San José Obrero, festividad de carácter religioso de gran importancia en alguno de nuestros pueblos, razón por la que su imagen forma parte de su patrimonio artístico.

Por otro lado la celebración también tiene carácter laico pues se celebra el Día del Trabajo, o Día Internacional de los Trabajadores, o simplemente el Primero de Mayo. Este año, precisamente, los trabajadores no están para muchas celebraciones pues esta pandemia está generando una auténtica catástrofe no sólo en el mundo sanitario sino también en el laboral, y aunque es difícil hacer cálculos o adivinar en qué situación quedarán en cada sector y en cada país cuando todo esto acabe (o mejore, al menos), las previsiones no son muy halagüeñas.

Quiero aprovechar estas líneas, pues, para mostrar una vez más mi agradecimiento más sincero a todos aquellos trabajadores, me da igual el ramo al que pertenezcan, que se están dejando la piel para que esto siga adelante y funcionando, y para desear a todos aquellos otros cuyo futuro laboral ahora es tan incierto (prefiero desfinirlo así, aunque sé que habrá situaciones muy dramáticas), que el año que viene podamos celebrar y conmemorar esta festividad por todo lo alto. Esa será la mejor señal.

Pero hasta entonces, y mientras sigamos en estas circunstancias,

#YoMeQuedoEnCasa ¡Y que no cunda el pánico, que nos reinventaremos y volveremos más fuertes!

¡Buen día!

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje