LA CAPILLA SIXTINA LEONESA RECOBRARÁ SU BRILLO MILENARIO

ESPECTACULAR ES LA REPRESENTACIÓN DE LA CENA CON EL COPERO, QUE SEGÚN LA HISTORIADORA MARGARITA TORRES AVALA SU TESIS DE QUE EL CÁLIZ DE DOÑA URRACA ES EL SANTO GRIAL

Las pinturas murales del Panteón Real no se han restaurado en casi cuarenta años. / RAMIRO

Las pinturas milenarias del Panteón Real de San Isidoro recobrarán el esplendor perdido. Ya hay presupuesto y fecha para la restauración. La Junta destinará 180.000 euros a limpiar y restañar las heridas de unos frescos bautizados por el historiador Gómez Moreno como la ‘Capilla Sixtina del románico’. Los trabajos comenzarán en el primer semestre del próximo año. Es la penúltima obra —nunca se puede decir la última— de la magna rehabilitación de la colegiata, que arrancó con el arreglo de urgencia de la Torre del Gallo en 2001.

Las espectaculares pinturas murales que decoran seis bóvedas de la cámara funeraria de los reyes leoneses fueron restauradas por última vez hace 36 años.

El consejero de Cultura, Javier Ortega, que en diciembre visitó el recién remodelado claustro Fonseca —financiado también por la Junta—, prometió entonces que los frescos del Panteón Real se restaurarían cuando acabara la reforma del museo. La intervención en este espacio prevé además reparar las macizas columnas de la sala y reordenar los sarcófagos de la realeza y los nobles leoneses, ahora dispersos, para explicar quiénes yacen en ellos. Las tropas napoleónicas convirtieron la estancia en establo para sus caballos y saquearon las tumbas. Los canónigos reintegraron los esqueletos como pudieron a las tumbas, sin orden. En 1997, un equipo multidisciplinar de expertos, dirigidos por la leonesa Encina Prada, abrieron los sarcófagos con el propósito no solo de descifrar el sexo, sino también las enfermedades y la identidad de los 93 personajes que yacían revueltos desde la Guerra de la Independencia. Tardaron una década en presentar el informe, que no aclaró nada que no se supiera, como que Bermudo III murió a consecuencia de las heridas de varias lanzas.

En 2011 un análisis sobre el estado de conservación de las pinturas medievales realizadas por orden de Urraca, hija de los reyes Fernando I y Sancha, detectó importantes pérdidas de muro, suciedad y algunas patologías no remediadas en anteriores restauraciones. Hace dos años la Junta realizó nuevas pruebas a los murales.

Algunos historiadores consideran que los frescos del Panteón Real siguen el desarrollo de la misa mozárabe. Entre las escenas más destacadas, la Anunciación, donde el artista recrea un bucólico paisaje leonés. También es excepcional el célebre calendario agrícola, que resumen en doce medallones cómo era la vida de los leoneses en la Edad Media a lo largo del año. En la escena de Crucifixión, a los pies de Cristo, están representados los reyes Fernando I y Sancha, los grandes mecenas de San Isidoro y artífices de su gran tesoro. Igualmente espectacular es la representación de la Cena con el copero, que según la historiadora Margarita Torres avala su tesis de que el cáliz de Doña Urraca es el Santo Grial.

Fuente: https://www.diariodeleon.es/ – VERÓNICA VIÑAS

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje