SAN ELHOY

POR ALBERTO GONZÁLEZ, CRONISTA OFICIAL DE BADAJOZ

Bajo advocaciones ligeramente distintas, San Eloy es patrón de dos importantes ramos. Uno es el de los plateros y orives, al que tutela y vigila para controlar la calidad de su trabajo y el prestigio del gremio.

Con ese espíritu, las Ordenanzas de Platería dictadas en 1771 por Carlos III, estimando que «el mayor tesoro de la monarquía es la moneda y el crecido número de alhajas de oro, plata, perlas y piedras preciosas que circulan por la nación, labor que requiere el más esmerado escrúpulo, fidelidad, opinión y buena fe en las personas que la exercen», regulaban estrictamente la cualificación, pericia, y actividad de los artesanos.

El otro ramo tutelado por este patrono, bajo la advocación específica en nuestra tierra de San ELHOY, es el de la información. Establecido con la misma finalidad de mantener brillante el oro puro de la verdad frente al fraude en el campo informativo, tan extendido últimamente sobre todo en los medios televisivos, San ELHOY tutela en Extremadura, como cualificado referente en su ámbito, el valioso tesoro de la información, celando por que la alhaja de la verdad, la joya de la libertad de expresión, la filigrana de la opinión plural, y el caudal de la credibilidad, sean oro de la mejor calidad, no latón oxidado.

Nacido el 1 de Enero de 1933, fecha en que mantener la independencia informativa era muy arriesgado, por el tenso clima político imperante, el primer pronunciamiento de San ELHOY fue declarar «no tener más amigo que la verdad ni más enemigo que el error», principio del que, en los casi noventa años transcurridos desde entonces, no se ha apartado nunca salvo, a la fuerza, durante las semanas de julio de 1936 en que fue secuestrado, «para publicarse en todo conforme al régimen republicano», según decía la orden de incautación.

Esto es, de modo politizado.

Luego, superando nuevas cortapisas, volvió a ser libre para, como sostenía su primer director, Santiago Lozano, «cantar las verdades al lucero del alba»·. De ahí que, en este tiempo no menos turbulento, sean tantos los que cada día esperan la llegada de San ELHOY con su carga de oro puro informativo.

Por la semejanza fonética exacta con su patrón, que además de San Francisco de Sales, en Extremadura es San ELHOY, uno de sus redactores era llamado, cuando de joven andaba por Almendralejo, en lugar de por su nombre, Luis, por el antonomástico de Eloy. El de el HOY, con quien lo identificaban. Porque San ELHOY imprime carácter.

Como prueba del rigor de su testimonio, y pese a que sus noticias, que son la verdad, no siempre gustan a todos, en particular a los políticos, pues a veces descubren sus sombras,

Uno de ellos, presidente de la Junta de Extremadura, estimó hace unos años a San ELHOY el más fiel Cronista Oficial de la realidad extremeña.

Y acertó plenamente.

Fuente: https://www.hoy.es/badajoz/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje