FALLECE DON LUIS, EL MÉDICO

POR MARI CARMEN RICO NAVARRO, CRONISTA OFICIIAL DE PETRER (ALICANTE)

El 6 de mayo de 1975, hace hoy 45 años, falleció repentinamente, Don Luis Sempere Berenguer, tras cuarenta y tres años ejerciendo como médico en Petrer. El día de su despedida todo el pueblo acudió a dar el último adiós a quien tantas veces había entrado en sus casas para darles consuelo, a cualquier hora del día y de la noche.

Don Luis nació en Alcoy el 7 de mayo de 1907, ya que su madre, María, era natural de esta ciudad. Vivió su infancia en Elda, de donde era su padre, José. Posteriormente se trasladó a Alicante para estudiar el bachiller en los Hermanos Maristas, y allí conoció a su esposa Isabel. Estudió Medicina en la Facultad de Cádiz. Llegó a Petrer en 1933, ganando por oposición la plaza de médico de Asistencia Pública Domiciliaria del Ayuntamiento de Petrer, siendo también médico de cabecera que era como se llamaban por aquel entonces. El pago era por igualas, es decir un recibo semanal o mensual. En 1935, junto con su esposa Isabel Bernabeu Guillén, natural de Alicante, se trasladó a vivir al nº 11 de la calle Antonio Torres. En la planta inferior de la vivienda se instaló la consulta, que estuvo funcionando hasta su muerte. Petrer, por aquellos años, era un pueblo pequeño con grandes carencias sanitarias en una época difícil. El médico del pueblo se tenía que enfrentar diariamente con todos los problemas que podían surgir sin ayuda de especialistas, ni hospitales, ni todos los medios sofisticados de que hoy dispone la ciencia. Asistía a partos sin condiciones, ni agua, ni luz, etc., careciendo a veces hasta de lo más elemental, las medicinas. Los médicos de hoy en día contemplan aquella época con gran respeto y admiración.

Fue un hombre con gran sentido vocacional, que ayudó incluso a quienes no podían pagarle más que con el agradecimiento. Tras de sí dejó la semilla de su profesión en su hijo Luis y en su nieto Leopoldo Navarro. A principios de los años sesenta, fue fundador y primer presidente de la Asamblea de la Cruz Roja Española en Petrer, cargo que mantuvo hasta su muerte, haciendo de esta institución, junto con otras personas, una realidad al servicio del pueblo. En resumen, fue un hombre bueno, entrañable, tolerante, humano, familiar. En él no cabía el rencor y mantuvo durante toda su vida una entera dedicación a su trabajo.

El Ayuntamiento de Petrer aprobó el 27 de diciembre de 1984 que se sustituyese el nombre de la calle General Moscardó por el del Médico Don Luis Sempere Berenguer en reconocimiento a sus valores, su profesionalidad y el cariño incondicional a “su Petrer”, al que dedicó toda la vida de su dilatado ejercicio médico.

Hoy, más que nunca, nuestros profesionales de la sanidad tienen el respeto y la consideración que merecen por cuidar de nuestra salud y nuestro bienestar. Quiero que estas líneas sirvan para mostrar nuestro agradecimiento hacia ellos. No olvidaremos a médicos como D. Antonio Payá, padre e hijo, Pepita, “la comare” y otros profesionales de la sanidad que tendrán su espacio en estos retazos que pretenden rememorar nuestra historia.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje