LOS JUDAS ACCIDENTADOS DE LOBÓN, 3 DE ABRIL DE 1926

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ)

Hace unos años, con motivo de la edición de un folleto turístico sobre Lobón, escribí en el apartado de Fiestas, costumbres y tradiciones populares: “El Domingo de Resurrección se realizaban los Judas, muñecos rellenos de paja que eran colgados en los balcones de la calle Derecha y tiroteados por escopetas hasta que estos ardían”. Sabía también, me fue transmitido por testimonio oral, que los Judas dejaron de celebrarse por el accidente que hubo al ser heridas algunas personas que eran testigos de aquel acontecimiento. Ahora, investigando para otros trabajos, he localizado lo sucedido gracias a las noticias que ofrece el diario badajocense Correo de la Mañana de los días 6 y 8 de abril de 1926, números 3.745 y 3.747, que transcribo sobre esta celebración que ya no existe.

Dice así: «Desde Lobón. Se celebra la tradicional fiesta del Resucitado, en la que ocurren sensibles accidentes”. En la mañana del sábado, día 3, fecha en la que se celebra en los anales del mundo cristiano el 1926 aniversario de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, y cuando en dicho día regresábamos a ésta después de corta ausencia, nos informan de los sucesos acaecidos en ésta y que a continuación detallamos, según informes de personas autorizadas. En la mañana de dicho día, así como los niños se reúnen provistos de cencerros y campanillas para celebrar con su algazara y bullanguería la Resurrección de Jesucristo, recorriendo todas las calles de la población cuando las campanas del templo anuncian la hora, también los adultos, siguiendo una costumbre tradicional, celebran este hecho inmemorable haciendo un maniquí que simboliza a Judas, el cual cuelgan de un sitio alto y sobre él disparan salvas hasta que a fuerza de fogonazos o hasta que se cansan de disparar lo dejan.

TRES JÓVENES HERIDAS POR ARMA DE FUEGO, PERDIGONADAS

También este año hicieron el Judas, el cual colgaron de una soga que enlazaba uno de los balcones del Casino (calle Derecha, foto 2) con una ventana de enfrente, de la cual pendía el maniquí, sobre el que empezaron a disparar cuando llegó la hora anunciada. A poco de sonar los primeros disparos se notó por la muchedumbre que invadía la calle, que del balcón del Casino donde estaba la soga y en el cual se encontraban algunas jóvenes, lanzaban éstas ayes y quejidos angustiosos, lo que hizo sospechar que algo grave debería ocurrir. Inmediatamente el médico titular don Julio Pérez Ruíz, que se hallaba no muy lejos, acudió al ser requerido acompañado de algunas personas más, y pudo comprobar que los temores anteriores tenían desgraciadamente fundamento, pues tres de las jóvenes del balcón se hallaban heridas por arma de fuego.

Eran estas, María Hernández Guisado, la cual presentaba una perdigonada en la región mamaria derecha, parte de la izquierda y vientre, siendo calificado su estado de grave. Filomena Mata Dorado, que presentaba también algunos plomazos en la parte derecha del muslo del mismo lado, y Pilar Rodríguez Muñoz, que al igual que la anterior, presentaba también algunos plomazos en el muslo derecho y la ingle, siendo calificado de leve el estado de la primera, y de menos grave el de la segunda. Hechas las curas de urgencia fueron trasladadas a sus domicilios respectivos las jóvenes citadas, después de la alarma consiguiente. En las curas fue el doctor auxiliado por el cabo de la Benemérita (Guardia Civil) don Joaquín Pajuelo Calle y por los guardias a sus órdenes señores Vaca y Molina.

VEITIDÓS DETENIDOS, CUATRO EN PRISIÓN

Inmediatamente el celoso juez municipal don Andrés Cabañas Buenavida, requirió el auxilio de la Benemérita para que esta procediese a la detención de los que en el tiroteo habían tomado parte, cosa que a los pocos momentos se llevó a cabo, dando por resultado la detención de veintidós individuos, algunas escopetas y una pistola del año 1856.

Por la tarde se les tomó declaración y en la mañana del domingo se llevó a cabo por este Juzgado, con los detenidos, la reconstitución del suceso sobre el lugar en que acaeció el mismo, y esto dio por resultado el que el señor Juez decretara la prisión de cuatro de ellos, cuyos nombres son Juan Pérez Fernández, Bernardino Ramírez Tabares, Tomás Chaves Casa y Casiano José Martín Sánchez, al mismo tiempo que a los demás detenidos los ponía en libertad provisional. En la hora que escribimos estas líneas, decía la crónica, continúan las diligencias, así como mejoran las jóvenes heridas. ¿Comentarios?… Ninguno, cada cual haga el suyo.

MEJORAN LAS JÓVENES HERIDAS. LIBERTAD PROVISIONAL PARA LOS DETENIDOS

Lo que sí lamentamos, escribía el corresponsal de Correo de la Mañana, es que en un día tan señalado hayan ocurrido en pleno siglo XX tan sensibles desgracias, así como hacemos votos por el mejoramiento de las víctimas, cosa estas más propia de los siglo V y VI que de nuestros días, deseando al mismo tiempo que el señor Juez de instrucción de este partido lleve con acierto su proceder en este asunto, para que al hacerlo acertadamente, lleve la tranquilidad a muchas familias que la perdieron por estos sucesos.

Dos días después se informaba sobre el suceso accidentado de la celebración de los Judas: “Continúan mejorando las jóvenes que resultaron heridas en el accidente de que dimos cuenta ayer. También el señor Juez ha decretado la libertad provisional de los cuatro individuos detenidos”. Era alcalde de Lobón, Bartolomé Martín Gómez.

CONFERENCIAS Y OBRA DE TEATRO

El suceso en la celebración de los Judas coincidió con una conferencia que impartió el Domingo de Resurrección por la noche, en la parte alta del Círculo de Recreo (Casino), don Manuel Cortés y Cuadrado, ex regente de la Escuela Normal Central; siendo su tema desarrollado: “La Resurrección de Jesucristo considerada como hecho histórico”. Entre los asistentes a la conferencia se encontraba el lobonero don Luis Chorot de Coca, amigo del conferenciante. Se anunciaba que para el domingo 18 de abril, el médico de la Villa, Julio Pérez Ruíz desarrollaría el tema: “Vicios dominantes y necesidad de combatirlos”.

El corresponsal de Lobón del diario “Correo de la Mañana”, decía que en Talavera la Real había fallecido el conocido propietario Ramón Pijierro, que allí vivía, padre de Manuel Pijierro Díaz, guardia civil del puesto de Lobón, enviándole el pésame a sus hermanos Francisco, Avelina, Teodora, Carmen y Josefa. Terminaba la información con el aviso del debut en Lobón de la compañía de dramas de Eugenio Picazo, con el drama “Tierra baja”, del dramaturgo catalán Ángel Guimerá, que fue traducida al castellano por José de Echegaray.

Días después, en la sesión del 17 de abril se daba cuenta de un escrito presentado por Juana León Vaquero, por el que solicitaba autorización para hacer excavaciones en la vía pública, en el sitio conocido en la calle Plaza, esquina a la calle don Rodrigo, por tener sospechas de que debajo de la piedra que está en la esquina de la casa de Bartolomé Gómez Vega, hay un tesoro oculto. El Ayuntamiento acordó que se depositase previamente 500 pesetas en la Caja Municipal, en garantía de los trabajos que se vayan ejecutar, sin perjuicio de exigir mayor suma. Obras de las que desconocemos sí se llevaron a cabo, puesto que en el archivo municipal no hay datos sobre éstas.

PUBLICIDAD DE LA ÉPOCA

En la CASA SABARIEGO, frente al Cuartel de la Guardia Civil de Badajoz se vendían morcones de lomo el kilo, doce pesetas. Morcilla corriente, cuatro pesetas el kilo. Lomo en vela catorce pesetas el kilo. Chorizo magro siete pesetas el kilo. Freijones superiores una peseta y veinte céntimos el kilo. Jabón verde por barra, una peseta y diez céntimos el kilo. Anisado superior el litro dos pesetas. Lo mejor para tejados, cielos rasos, revestimientos para tubos y decorados: URALITA. En Jaén, AGUAS DE MARMOLEJO: Tres manantiales alcalinos para enfermedades de hígado, estómago, riñones, diabetes, artritismo, cloroanemia, etc.

NOTA

El médico Julio Pérez Ruíz era natural de Zafra, vivió en la calle Derecha. El 30 de septiembre de 1938 marchó a la ciudad de Don Benito, siendo sustituido por Julio Sáez Álvarez. En relación a la obra de teatro descrita en este enlace puede verse la obra emblemática de la lengua catalana, de la que hacen referencias las noticias de abril de 1926 en Lobón: “Tierra baja”.

Fuente: https://www.rtve.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje