CASINOS ERA TIERRA DE SECANO, CON EXCELENTE COSECHA DE VINOS EN EL AÑO 1960

POR JOSÉ SALVADOR MURGUI, CRONISTA OFICIAL DE CASINOS (VALENCIA)

Foto de la Cooperativa de Casinos. EPDA

Hay datos muy interesantes que nos conducen al estudio de aquel Casinos casi olvidado que con la maestría y sabiduría de nuestros veteranos agricultores supieron poner los puntos sobre la i para defender la tierra y las cosechas.

El día 31 de agosto Antidio Domingo, informaba desde el periódico Levante de las noticias agrícolas de Casinos: «Después de dos meses sin llover, el campo acusa la falta de agua, y, no obstante las cosechas pendientes aún se recogerán en buenas condiciones. A los melonares les ha faltado un punto para terminar bien, y aun así y todo, se han cogido gran cantidad de melones y sandias. En pequeña escala, ha empezado la recolección de las algarrobas, cuya cosecha es corta. La uva para vino de no estropearse el tiempo hará buenos caldos y de alta graduación, y para ésta lo mejor sería que ya no lloviera.

La uva de mesa va muy bien, y el tiempo que hace es de lo más apropiado para ella, pero aún es mucho mejor para los higos de secar, que se están recogiendo todos en perfectas condiciones. Prosigue el labrado y desfonde de los barbechos y rastrojeras con vistas a la próxima sementera. El mercado del vino, muestra actividad.»

El 14 de septiembre se nos informaba desde el Levante: «Noticiario Agrícola Regional. Ha empezado a cortarse la uva temprana para vino de la variedad tintorera, dando con ello comienzo la vendimia oficialmente, pero en la práctica no empezará hasta finales de mes, cuando empiece con el marisancho, garnacha, bobal, churret, etc. pues uva de tintorera hay poca, siendo su graduación de un promedio de quince grados Baumé.

Los compradores de uva de mesa ya van realizando visitas de e inspección, como es corriente todos los años por estas fechas, y es de esperar que de un momento a otro empiecen las transacciones. Ha terminado la recolección de la algarroba y ya va tocando a su fin al almendra e higos.»

La campaña de la recolección de la uva dio comienzo en el año 1960 el día diez y seis de septiembre, los socios podían entrar en la Bodega todas las variedades de uva negra y a partir del próximo día diez y nueve todas las demás variedades excepto la denominada «Coma» que se avisará en tiempo oportuno.

Las uvas tendrán una graduación mínima de once grados de azúcar siendo penalizadas las que no lleguen a este tope con la cantidad que les falte hasta llegar a dichos once grados. Si la Rectora lo considera oportuno queda facultada para quitar dicho tope.

Los señores socios vienen obligados a separar las variedades de uva blanca de la negra, de manera que no puedan estas mezclarse, siendo sancionados los infractores a juicio de la Junta Rectora

Los socios que posean uva de mesa podrán optar entre venderla como fruta, para consumo directo, o aportarlas para su vinificación en la Cooperativa. Bien entendido que las uvas que sean vendidas para consumo directo, vendrán obligados según ordena el Articulo 53 de los Estatutos a aportar como cuota la cantidad de diez céntimos por kilogramo de uva que sea vendido. En ningún caso las uvas de mesa o de otra variedad, podrán venderse para su vinificación en otras bodegas o comerciantes.

Las variedades Tintorera, Planta de Pedralba y Pedro Ximénez tendrán una bonificación del diez por ciento a la liquidación de la campaña. Estos acuerdos se tomaron en la Junta del día 15 de septiembre de ese año y el número de socios asistentes a la Junta General fue de 285.

El día 30 de septiembre Antidio Domingo, desde el Levante informaba del desarrollo de la campaña: «Como era de suponer en la pasada semana se realizaron infinidad de transacciones de uva de mesa a razón de tres pesetas el kilogramo, tanto a ojo como a peso, pues incluso se han embarcado ya algunas partidas por el segundo procedimiento, o sea a peso, para los mercados nacionales y extranjeros, y sigue a ritmo febril el forcejeo entre compradores y vendedores, habida cuenta de que la uva está en buenas condiciones y el tiempo que hace es inmejorable.

Recogidas las variedades tempranas, ha empezado a meterse el bobal, la garnacha y demás variedades negras que andan más adelantadas y la graduación que saca oscila entre los doce y dieciséis grados Baumé y que irá en aumento si el tiempo se mantiene estable como ahora.»

Por otra parte el día 23 de noviembre en sesión ordinaria de esta Bodega Cooperativa, se dieron las cuentas de la campaña vitivinícola 1959-60. Fueron leídas una por una todas las partidas que figuran en el Balance, explicadas y comprobadas todas las aclaraciones solicitadas por los señores socios especialmente la cuenta de vinos que arroja las siguientes cifras:

Importa el vino vendido hasta la fecha del cierre: Ocho millones trescientas diez y siete mil setecientas noventa y nueve pesetas con noventa céntimos.

Valor de las existencias de vino: Ochocientas diez y nueve mil pesetas.

Valor de los subproductos de la campaña: Cuatrocientas veintitrés mil trescientas cuarenta y dos pesetas con setenta y dos céntimos.

Valor total de la vendimia es pues de: Nueve millones quinientas sesenta mil ciento cuarenta y dos pesetas con setenta y dos céntimos. De estas cantidades se descontaron los gastos generales que ascendían a trescientas setenta y tres mil quinientas diez y siete pesetas con ocho céntimos.

La vida de Casinos en aquellos años, giraba en torno a una de sus mayores y pioneras empresas del momento, la Bodega Cooperativa Santa Bárbara, solo la historia es capaz de recoger el testigo y laboriosidad de aquellos abnegados hombres y mujeres que con honradez y tesón supieron pensar en positivo y mirar el futuro económico de los agricultores de Casinos, realmente aquellos hombres y mujeres supieron trenzar una historia de amor por nuestro pueblo.

Fuente: https://www.elperiodicodeaqui.com/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje