CIEN AÑOS COMO CIUDAD DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (1920-2020) V. GESTIONES PARA CONSTRUIR NUEVA PLAZA DE TOROS. EL CAPITÁN BAYO, EL FÚTBOL, EL TRANSCURRIR DE LAS FIESTAS

POR MANUEL LÓPEZ FERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (JAÉN)

Inicios para la construcción de una nueva Plaza de Toros

Para últimos de octubre de 1920 ya está funcionando la Comisión compuesta por D. Fernando Bueno Bueno y D. León Bueno Medina y otros cuantos señores, ocupándose de todo lo necesario para la constitución de una Sociedad Mercantil con un capital inicial de 200.000 ptas. en Acciones desembolsadas en su totalidad, que se denominaría “Sociedad Anónima Constructora y Explotadora de la Plaza de Toros de Villanueva del Arzobispo (Jaén)” con el anagrama S.A.C.E.P.T.V.A., destinada a la construcción de un gran inmueble Plaza de Toros en el paraje conocido por el nombre de Curva de San Blas, en la carretera general en la travesía de nuestro pueblo Albacete-Jaén.

Se constituyó en escritura pública otorgada ante el notario D. Félix Martínez Ibáñez, el 19 de agosto de 1923. Dos mil obligaciones a 250 pesetas cada uno.

El proyecto del nuevo edificio había sido encomendado al arquitecto de Madrid D. José Mª Tortajada, y al poco tiempo se dio comienzo a las obras del gran edificio, que sería en lo futuro uno de los mejores cosos taurinos de la Provincia, con una capacidad para más de 8.000 espectadores y con todas las comodidades y servicios que había de reunir un edificio de esta clase.

Los villanovenses debemos agradecer a la Chelito, su destacada intervención para que en la localidad se construyera una de las mejores plazas de toros de la provincia. En otra ocasión hablaremos de D. Ángel Arbex, que cambió el proyecto y de la obra realizada por el constructor alcalaíno, Manuel López Ramírez, así como las complicaciones para celebrar la primera corrida en 1928.

La avioneta del Capitán Bayo

Después del fracaso de la corrida, continuaron las Feria y Fiestas con toda normalidad y lo único digno de mención fue la fiesta de la aviación que se celebró como estaba anunciada, pues realmente era un acontecimiento en aquellos años, el ver posarse un avión en un pueblo que no tenía campo de aviación ni preparativos para ello. Como estaba previsto, se colocó en medio de una parcela de tierra en la inmediaciones del Santuario de la Fuensanta una sábana blanca bien extendida y a la hora anunciada se presentaba la avioneta pilotada por el Capitán Vallo y su mecánico, volando a poca altura en reconocimiento del campo y a los pocos minutos se posó con toda suavidad casi encima de la señal que se le había colocado. Como era de esperar, allí se había concentrado medio pueblo y muchísimas personas venidas de los pueblos vecinos y aquello fue un verdadero acontecimiento, y cuando el aparato se posó en la tierra, la gente se desbordó para verlo de cerca y hasta tocarlo, y costó mucho trabajo después hacer volver al público a sus sitios; pero, por fin, quedó nuevamente el campo despejado y comenzó el famoso Capitán aviador sus exhibiciones de vuelo, acrobacias, pasadas a muy baja altura y cuantas maniobras eran posible ejecutar con aquel aparato, y hay que reconocer el gran valor de aquel hombre, que con toda serenidad y despreocupación, hacía exhibiciones por los pueblos con un aparato compuesto de un montón de alambre y tela, en unos campos de unos doscientos metros de largo con el piso sin afirmar, ni más auxiliares de vuelo que su intuición. Pues en estas condiciones, el Capitán Vallo hizo numerosos despegues y aterrizajes y hasta se permitió el lujo de dar “bautizos de vuelo” a todas las personas que lo desearon por la módica cantidad de 50 ptas., por persona y vuelo, de unos diez minutos de duración. Después se despidió de las Autoridades y en medio del gran aplauso del público, despegó con su aparato y siguió viaje para Andújar, en donde más tarde tuvo la desgracia de que se le matara el mecánico cuando hacía un vuelo de prueba./i>”

(El capitán Alberto Bayo, nacido en Cuba en 1892. En su juventud ingresó en la Aviación Militar Española. Durante la guerra civil permaneció en el ejército republicano. Fue escritor y poeta. Pasó a Méjico y después a Cuba, mantuvo su amistad con Fidel Castro y el Che Guevara, murió en 1962)

Fútbol

Entre los documentos, que me donó, el anterior cronista oficial de la localidad, Lorenzo del Sol Rodríguez, en uno escribió unas pinceladas sobre varias épocas del deporte local. Tema que amaba por su intervención como “colegiado” en los partidos de fútbol celebrados en la localidad y posteriormente con sus crónicas deportivas como locutor en Radio Mallorca, sus entrevistas a Samitier, Zamora, Bobby Charlton…

Fue el año 1919 cuando un grupo de estudiantes en la localidad, casi todos residentes en El Escorial, dieron vida al primer club de fútbol Villanueva F.C. Fueron los tiempos de aquel magnífico portero, Julio C. Bueno, de los hermanos Bueno Labrador, Pedro Carrascosa, Guillermo Medina, Esteban Bueno Frías… ellos fueron los precursores.”

El lugar para practicar y celebrar los partidos era un terreno allanado, frente al Santuario de la Fuensanta, lugar que en 1920 fue utilizado para el aterrizaje y despegue de la avioneta del Capitán Bayo.

De aquel equipo surgió más tarde el Vandalia C.F. continuador de glorias y uno de los mejores equipos que por entonces existían en la provincia. Los Marco, Carrascosa, Bueno Frías, Damián, hermanos Parra, Mora Medina, Isidro, Bueno, Quesada, “Gorostiza”, Romero Bago y tantos otros que pasearon por todos los terrenos jiennenses el nombre deportivo de Villanueva con honor y gloria.

La Comisión organizadora de los festejos en la puerta de la Casa Consistorial, realizaban el tradicional Reparto de Pan a los Pobres. Repetido en todas las fiestas de estos años.

La prensa anunciaba la llegada procedente de Madrid, con su distinguida señora el médico militar D. José Alberto Palanca, para pasar estas fiestas con toda la familia y vecinos.

En la noche del día siete se celebraba en el Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta, un solemne Rosario, Letanía y Salve. Celebrándose una gran verbena con una artística iluminación y Quemando los fuegos artificiales. El día ocho las tradicionales Dianas y la Solemne Fiesta Religiosa en honor de la Patrona Excelsa Patrona María Santísima de la Fuensanta, ocupaba la Cátedra Sagrada, alguno de los padres trinitarios o sacerdotes de la localidad, con la asistencia del Ayuntamiento y Autoridades. A continuación la procesión con la Sagrada Imagen en los alrededores del Santuario.

Las fiestas continuaron sus celebraciones en la Plaza Mayor, la Banda de Música del Regimiento de Córdoba ofreció varios conciertos, sobre los escenarios montados provisionalmente, mientras los vecinos paseaban, o compraban las baratijas en los puestos instalados a lo largo de la Plaza y calles contiguas. También estarían atentos a las proyecciones cinematográficas, durante los días de feria, que se realizaban con el proyector instalado en casa de D. Francisco Mora Avilés, que cobraba 32 pesetas por ceder la habitación al Ayuntamiento para ·”echar el cine” . La pantalla estaría colocada en la misma Plaza.

En el Teatro Martín se ofrecían actuaciones de alguna Compañía Lírica de Zarzuela, llegadas desde Valencia o la representación de obras teatrales.

Más tarde como despedida de las fiestas, no faltaban los Fuegos artificiales que cada año ofrecía Marcos Linares Victoria. Se anunciaba como el inventor de las famosas bombas “Glorietas”. Se quemaron los fuegos artificiales estilo Japonés, que al dispararse en el aire despedían caprichosas figuras, que el viento las llevaba de uno a otro lado, cobrando trescientas pesetas por los mismos; así como la elevación de preciosísimos globos y fantoches.

Virgen de la Fuensanta.

Algunos problemas hubo para cobrar a los vendedores que acudían en el periodo de fiestas al Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta, bien por querer cobrar la orden trinitaria o la Corporación. D. Esteban Bueno y Bueno en nombre de la Cofradía de la Virgen de la Fuensanta, solicita que se le reconozca el derecho como el año anterior para cobrar a los dueños de puestos situados dentro del recinto murado, toda vez que dichos locales pertenecen a la jurisdicción eclesiástica y esa recaudación beneficiaria el Tesoro de la Virgen.

Despedida del año

El alcalde solicita un mes de permiso por asuntos propios en el mes de noviembre.

Es nombrado secretario del Juzgado D. Felipe Pariente Santos.

Se celebra una solemne fiesta religiosa, en la parroquia en honor de la Purísima Concepción, ocupando la cátedra sagrada D. Joaquín Montoro Rodríguez. En el oratorio del Colegio de Cristo Rey se celebra un solemne novenario en honor de la Purísima Concepción.

En la prensa se recoge la llegada desde Madrid, para pasar las Navidades el médico militar D. José Alberto Palanca y su esposa.

La cosecha se presentó mediana, lo que agravó la situación de la clase proletaria.

Ante la convocatoria de elecciones, se reparten hojas impresas contrarias a un grupo de concejales “Se pregunta si se autorizó a los empleados municipales para que repartiesen una hoja impresa, carta abierta, dirigida al Concejal D. Tomás Marín Bueno por los Sres. Gómez Uribarri y Marco. Que en caso de no mediar autorización se destituya a estos empleados. El alcalde indica que no ha realizado esta actuación y que los empleados no han incurrido en falta. El tema de la carta abierta continuó en los primeros días de 1921.

En la política local, ante las próximas elecciones se acentúa la lucha “entre tirios y troyanos”, presentándose muy reñidas con varios elementos que están en contra del diputado a Cortes, Sr. Foronda.

Se alaba la gestión en el “Casino de la Amistad”, realizándose variadas reformas, que demuestran el interés de la Junta Directiva y del activo y popular presidente D. Santiago Ruiz Carrascosa.

Epílogo

Este es resumido con sus luces y sombras el transcurrir diario de una villa, que recibió el título de Ciudad, hace cien años. La construcción del Grupo Escolar, que llevaría el nombre de Mercedes, y donde se ubica actualmente el I.E.S “Nieves López Pastor”; el reconocer las figuras de Fray Domingo de Baltanás y de D. Ramón Millán; los cimientos para construir la Plaza de Toros, y la concesión del merecido título de Hijo Predilecto a D. Juan Ambrosio Benavides, sembraron la semilla para una década de 1920 a 1930 lleno de esplendor para Villanueva. La construcción de los más bellos edificios y lugares; Casa de los Arcos, Círculo Mercantil, Casa de D. Modesto… construcción de la Plaza de Toros, y en donde la prosperidad y trabajos fueron notables. Se iniciaron las obras del Ferrocarril Baeza-Utiel, las del Pantano del Tranco, se construyó el Parque Municipal de San Blas; el comerció tuvo un gran impulso, y no faltó el trabajo para las clases necesitadas, la localidad alcanzó un número de habitantes de los más altos que ha registrado en sus censos anuales.

Tal vez la motivación y la superación sobre las fiestas tormentosas por la fracasada corrida de toros, los vecinos afrontaron este desastre como un motivo de superación. Espero y deseo, que en unos vecinos con mayor ánimo, creatividad y preparación en todos los aspectos. Seamos capaces de vencer este seísmo-pandemia del coronavirus, con demasiado dolor por tantas muertes y tanta desgracia y que la década siguiente sea para nuestra ciudad, de progreso en todos los sentidos y con el mayor empleo, salud e ilusiones; que los que escriban sobre este periodo le falten adjetivos de elogio para todos.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje