HIJOS PREDILECTOS EN VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (JAÉN): D. PASCUAL MEGINA LAMARCA (IV)

POR MANUEL LÓPEZ FERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO

D. Pascual Megina Lamarca fue nombrado Hijo Predilecto de la ciudad, en el pleno del 17 de enero del año 1983, solicitando el Ayuntamiento la concesión de la Medalla de Alfonso X el Sabio.

Estando próxima la fecha de la jubilación del Director de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia, don Pascual Megina Lamarca, llegando a la cumbre profesional llena de entrega, de entusiasmo, de dedicación total a la noble misión de educador.

Consciente también de las virtudes personales que en él concurren de las que destacamos sin duda su apasionado cariño por nuestro pueblo y recogiendo la admiración, el respeto y el sentir unánime de gratitud de compañeros, alumnos y de cuantos de una forma u otra participaron en su magisterio, esta Alcaldía-Presidencia ha decidido solicitar le sea concedida en premio a su brillante ejecutoria profesional la Cruz de Alfonso X el Sabio.

Acuerdan así mismo su nombramiento como HIJO PREDILECTO de Villanueva del Arzobispo y la adhesión de la Corporación al merecido homenaje que próximamente se le tributará con motivo de su jubilación, entregándole la Placa con su nombramiento como Hijo Predilecto.

Pascual Megina Lamarca nació en Villanueva del Arzobispo en enero de 1916. Tras su paso por la escuela del Padre Alfonso trabajó varios años en el Banco Central. Los regentes de la Academia de Segunda Enseñanza indicaron a su padre Marcos Megina, las cualidades que tenía su hijo Pascual para estudiar Bachillerato. Posteriormente estudiaría Magisterio.

En 1951 fue nombrado Director de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia de la localidad.

Fue Concejal en el Ayuntamiento local y uno de los impulsores de la Cofradía de Jesús Entrando en Jerusalén. En un principio participó todo el magisterio de la localidad y al final fue la SAFA, la que se responsabilizó de la Cofradía, durante largos años.

Su labor como director, primeramente en el edificio de la calle Morales, hasta que se trasladó toda la enseñanza y alumnos al edificio del palacete de Benavides en la calle Fuensanta, al haber cesado el internado que tenía allí la institución de la Sagrada Familia.

Algunas intervenciones en ambos locales podemos citar: Con motivo de la visita de Franco a las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia de Úbeda, participaron en una tabla gimnástica más de tres mil alumnos de los distintos centros de toda la provincia. El coordinador de esta múltiple exhibición de gimnasia fue D. Pablo Lino. D. Pascual se responsabilizó de la preparación de los externos y D. Rogelio de los externos. Hasta llegar a Úbeda y realizar la tabla.

Fue impulsor de la Mutualidad Escolar y Cotos Escolares, los periódicos murales, impulsar una pequeña orquesta de armónicas; los finales de curso celebrados en el patio del palacete, con la participación de los internos y externos, que alcanzaron un gran renombre, con la asistencia de las autoridades religiosas y civiles, y los padres de alumnos.

En el curso 57-58 una epidemia de gripe redujo la asistencia a la mitad del alumnado. Fundó la Asociación de Antiguos Alumnos que se responsabilizaron de la Cofradía de Jesús entrando en Jerusalén.

Hablar de SAFA en esos años es recordar la llegada de las reliquias de San Ignacio, las carrozas del Domund, Los Tarsicios, los Cruzados, Certámenes Catequístico, el mes de mayo, las primeras comuniones; el comedor y ropero escolar como ayuda a los alumnos más necesitados, aquí tuvo una gran colaboración D.José Bueno, con una generosa ayuda; estuvo presente la solidaridad en la búsqueda por los maestros de una medicina, difícil de encontrar, para un alumno; el transporte diario de un alumno inválido al que dos compañeros llevaban en brazos a las clases; la generosidad para las inundaciones de Valencia…

Cuando se traslada la enseñanza al palacete, D. Pascual se preocupó enormemente en la Formación Profesional Acelerada con cursos del PPO, de ajuste, electricidad, albañilería…llegó a escribir a D. José Banús, que realizaba las obras de Puerto Banús ofreciendo a todos estos alumnos para desplazarse allí a trabajar.

En este periodo las Escuelas de Villanueva, fueron el pasaporte para poder estudiar en Úbeda, enseñanza profesional o magisterio.

D. Pascual Megina de carácter recto, serio, pero entregado a su labor, perfeccionista en la realización y conservación de todos los documentos. Ha dejado una serie de trabajos, un archivo, indispensable para conocer la vida y la historia de esta Institución, Desinteresado en las cuestiones económicas, en los veranos se dedicó a preparar grupos de alumnos para el examen que debían sufrir para ingresar en la SAFA de Úbeda.

Con motivo de su jubilación en el año 1983 le fue concedido el título de HIJO PREDILECTO.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje