HIJOS PREDILECTOS EN VILLANUEVA DEL ARZOBISPO. D. MIGUEL HUETA VIVO (V)

POR MANUEL LÓPEZ FERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (JAÉN)

Su nombramiento como Hijo Predilecto coincidió con el de Hijo Adoptivo a D, Paulino Garófano Cobo, por lo que las gestiones y fecha de aprobación son coincidentes.

La concesión fue promovida por el Cronista de la localidad, con el impulso de las Asociaciones Cruz Roja, Cáritas, Agrupación de Cofradías, Peñas Barcelonista y Madridista, Asociaciones de Amas de Casa “Alfa y Omega” y “Arroba”, Asociación “Cristo Vive”, Asociación Cultural “Nieves López Pastor”, Teatro “Alco”, Agrupación Musical “Villanovense” y Revista Cultural “La Moraleja”.

Fueron aprobados los nombramientos por unanimidad de la Corporación Municipal formada por los grupos PSOE y Partido Popular, con fecha 2 de febrero de 2011 y la ceremonia de entrega de los títulos tuvo lugar el 10 de junio del mismo año.

D. Miguel Hueta Vivo abogado y escritor nació en el seno de una familia modesta. A comienzos de los años 50 aprobó el Examen de Estado en la Universidad de Granada, en cuya Universidad cursó los estudios de Derecho, a la vez que se ocupaba en variados trabajos.

En los años 60 se traslada con su familia a Jaén para prestar su trabajo como Secretario de la Junta Provincial de Beneficencia y del Patronato “Santo Rostro”, en el Gobierno Civil de Jaén. Abrió un despacho de Abogado en la capital, ofreciéndose a todos sus paisanos, implicándose en la defensa de las personas modestas, como los labradores de Bardazoso, a los que intentaron con turbios manejos expropiarlos de sus tierras; pleito que se saldó con un rotundo éxito que mereció la atención del Vicepresidente del Gobierno y del Ministro de la Gobernación.

Obtuvo el Premio Nacional de Investigación Sindical. En Linares como Asesor de Sindicatos y después como Director en una empresa privada desarrolló una intensa actividad social y cultural, trasladándose en 1973 a Madrid en la misma empresa. En sintonía con sus trabajos editó gran número de artículos en revistas especializadas, sobre los problemas del mundo del trabajo y sobre la función social que deben cumplir las empresas y la propiedad privada.

En la época apasionante de la Transición a la Democracia, ante la urgencia de adoptar el mundo empresarial y del trabajo a las nuevas tendencias dictó un gran número de conferencias en foros económicos y sociales- Cámaras de Comercio, Asociación para el Progreso de la Dirección, Acción Social Empresarial y en las Universidades de Comillas y de Alcalá de Henares. Fue Profesor del Instituto Empresa y Asesor de varias empresas en aspectos sociales. Promovió e implantó en España algunos de los más avanzados sistemas sociales de dirección empresarial.

La otra vocación de Miguel ha sido la literatura. Colabora en la prensa nacional y provincial. Obtuvo destacados premios literarios en los Primeros Juegos Florales Nacionales de Magisterio, Nacional de Turismo en Cazorla y II Fiesta del Aceite en Villanueva del Arzobispo. Ha pronunciado pregones de Semana Santa en Úbeda, Linares, y Santisteban del Puerto. En nuestra localidad ha pregonado la Semana Santa en tres ocasiones, 1957, 1965 y 1993.

Poesías de Hueta.

En Villanueva dirigió la organización de la Fiesta del Aceite y publicó a sus expensas el libro que recoge los artículos, poemas, y fotos de una fiesta que nunca debimos perder.

Leyó el Pregón del Corpus de1980 en la localidad, además el de los XXV años de la Coronación Canónica de la Virgen de la Fuensanta en 1981. Escribió el texto de “Recorrido histórico literario de Villanueva del Arzobispo” en 1996 con motivo del VI Centenario del nacimiento como villa de la localidad. Este texto con ilustraciones musicales se interpretó con gran éxito en la plaza que hay ante la Iglesia de San Andrés. Ha participado en las Jornadas Histórico –Artísticas de las Villas en los años, 1990, 1993, 1996 y 2003, con los trabajos: “Cervantes en tierras giennenses”, “El villanovense Fray Domingo de Valtanás. Un gigante olvidado”, “Carta fundacional de Villanueva del Arzobispo, en su tiempo”, “El deslinde de los términos municipales de las Cuatro Villas. Notas de un desencuentro superado”.

Colaborador habitual en las revistas “Reina del Olivar”, libros de Semana Santa, de Fiestas, del Cristo de la Vera-Cruz, de la Cruz Roja y Revista Cultural “La“Moraleja”, colaborador habitual, hasta su muerte.

Después de su nombramiento como Hijo Predilecto ha continuado entregado a divulgar el nombre de nuestra localidad.

Ha publicado los libros “…apenas el recuerdo”, en el año 2005, “Del otoño y otros atardeceres” en 2007. Con motivo del Cincuentenario de la Coronación Canónica de la Virgen de la Fuensanta, escribió la obra teatral sobre el milagro de la virgen “La llama encendida”, representada por la Asociación “Cristo Vive” en las cuatro localidades de las Villas. Fue nombrado padrino, de los actos del Cincuentenario, con la madrina Dolores Sánchez Bueno.

En el IV Centenario de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, 2009-2010 fue coautor de la obra “IV Centenario de la Cofradía, Nuestro Padre Jesús Nazareno” y elaboró un hermoso texto literario, “Anochecer en Puerta de la Umbría” –“Acuarela en morado y oro”- leído por varios cofrades y un acompañamiento musical, logrando una masiva afluencia y un gran éxito. Este acto supuso el descubrimiento para actos culturales de uno de los rincones más entrañables rincones de la localidad, la puerta por la que sale el Nazareno en la madrugada de cada Viernes Santo.

En septiembre del año 2010 donó su biblioteca más de dos mil volúmenes a la Biblioteca Municipal.

Continuó sus colaboraciones en la prensa nacional, provincial y sus colaboraciones en la Revista “La Moraleja”. En un homenaje ante la beatificación del sacerdote Francisco López Navarrete, en 2013 escribió el texto “Sembrador a lo divino”, en donde recogió diversos pasajes de la vida y muerte del primer beato que tendría Villanueva. El texto se leyó en un remozado espacio, anejo a la iglesia de la Vera-Cruz. Cuidó el lugar, hora, publicidad, música y las acotaciones para los lectores de los diversos textos.

En 2013 realizó la exaltación de la Virgen de la Amargura en la cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración.

Ha dejado algunas obras inéditas, una referente al aceite de oliva “Gloria Olivae”, que tenía como escenario para su lectura el espacio de Puerta Umbría y que quiso fuese un homenaje a las antiguas Fiestas del Aceite de los años sesenta. Una obra teatral sobre la vida de Quevedo en sus últimos años en Villanueva de los Infantes; el proyecto de una novela relativa a la emigración de los años sesenta, con el inicio en el Barrio del Camino Viejo.

En el atrio del santuario se pueden leer varios poemas de autores locales, dedicados a la Virgen de la Fuensanta, Miguel había escrito:

Ruego último

Cuando, triste y fatigado
del duro peregrinar
por la oscura noche incierta,
me llame el Padre a su lado,
sal Tú a esperarme a la puerta,
¡Señora del Olivar!

Y así fue, Miguel murió en Madrid el veinticinco de julio, de 2016. Su traslado a Villanueva, pasó por el Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta, en donde se leyó su ruego último, tras lo que el superior de los trinitarios, padre Pascual realizó el responso. Después fue trasladado a la Iglesia de la Vera-Cruz, donde el párroco Bartolomé López ofreció un emotivo recuerdo, se leyó su poema “Mi testamento” mientras sonaba el violonchelo de Víctor Ruiz que interpretó “El canto de los pájaros” de Pau Casals, para a continuación ser enterrado en el cementerio de la localidad.

Han sido varios los paseos poéticos celebrados en honor de Miguel Hueta, para conmemorar el Día del Libro. En estos días de celebración del Centenario de Villanueva como ciudad, los 20 pendones colocados sobre edificios representativos, en todos figura un poema suyo. El olvido no llega, su nombre es recordado en mil ocasiones y su obra nuevamente y creo que eternamente difundida. Estos son algunos de los textos escritos en los pendones, de “Mi testamento”:

Cuando yo me muera os dejaré amigos/ todo lo que tengo./ Nada puedo llevarme entre las manos,/ solo el Cristo bendito/que abrazaron en sus manos yertas/ mis muertos más queridos./ todo lo demás sobra./ No quiero peso inútil para el viaje./ Por eso, cuando muera, os dejaré amigos, / todo lo que tengo /.

Y os dejaré una gloria de olivares/ bordando de hermosura las colinas/ como ricos tapices./ Y la joya dorada de su aceite/para las mesas blancas/ para la hogaza tierna,/ para la eterna luz de los sagrarios/

Y os dejaré mi casa siempre abierta,/la mesa preparada/con el pan , con el vino y el aceite/, las notas de un adagio de Scarlatti/y un libro siempre abierto/

Os dejaré mi verso / y la torpe palabra de mis labios/.

Fotos: José Sánchez Mora y banderola Oficina de Cultura

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje