RACISMO Y ESCLAVITUD. ¿POR QUÉ TIRAN LAS ESTATUAS DE COLÓN?

POR JOSÉ JULIO ORTIZ CHISVERT, CRONISTA OFICIAL DE COBEÑA (MADRID)

El racismo, según el diccionario de la Real Academia Española, es un sentimiento exacerbado del «sentido racial» de un grupo étnico, que habitualmente causa discriminación o persecución contra otros grupos étnicos. Racismo y esclavitud van íntimamente ligados. La segregación es la separación racial de espacios, servicios y leyes para las personas de acuerdo a su ascendencia. Ha sido practicada legalmente en muchos lugares del mundo hasta mediados del siglo XX y aunque hoy esté abolido, el racismo, la esclavitud y aniquilación de razas por otros de distinta etnia es algo latente.

Como siempre es mejor empezar desde el principio y no desde el momento que mas le interese al individuo de turno: El racismo y la esclavitud es una realidad humana desde la prehistoria.

Esta práctica se ha encontrado en los cinco continentes y tanto las culturas precolombinas en América, los egipcios en África, culturas de la Micronesia en el Pacífico, y por su puesto en Asia y en Europa, la esclavitud se ha podido encontrar en todas las culturas y continentes. Así, en Mesopotamia, hace ya 4000 años, se tiene documentado el uso de esclavos. Los israelitas, griegos, romanos, persas y civilizaciones como la Maya en la América de antes de Colón, la Azteca, etc., así como la India o la China, son ejemplo de que en todos los continentes la humanidad ha utilizado a otros semejantes como esclavos.

La más conocida es la esclavitud que ejercían los egipcios y que utilizaba cientos de miles de esclavos que les posibilitó construir las pirámides y ciudades y muchos otros monumentos conocidos.

Grecia y Roma utilizaban esclavos que asentaron sus imperios y ciudades.

Pero de lo que se habla muy poco es que durante la Edad Media, para la expansión del islam por el mundo y para los musulmanes, la esclavitud fue un componente básico. Así cualquiera que no fuese musulmán era considerado infiel y pasaba a ser potencial esclavo, habiendo pues, tras la invasión y conquista de la Península Ibérica, esclavizado a cientos de miles de cristianos durante los casi 800 años que los musulmanes estuvieron en esta península.

Los vikingos también practicaron la esclavitud de los pueblos conquistados y así llegaríamos a la creación del estado hispánico tras la unificación de las coronas peninsulares a partir del S. XVI.

Durante todo este tiempo hemos de tener en cuenta que España fue y sigue siendo uno de los países del mundo con menor sentimiento racistas del mundo, ya que en la península convivieron judíos, moros y cristianos, «las tres culturas», en épocas coetáneas y en las que se llegaron a respetar sus diferencias de identidad, culto religiosos y costumbres. No obstante el racismo se practicaba por ambas partes, ya que los judíos rechazaban mezclarse con moros o cristianos, como también lo hacían los musulmanes. Los cristianos tenían muy en cuenta la limpieza de sangre y si uno era cristiano nuevo o cristiano viejo. No obstante la mezcla interracial en esos 800 años se dio en la península de tal forma que la raza o etnia hispánica hoy lleva en su sangre parte de estas tres culturas.

Tras el descubrimiento, colonización y conquista de América, España fue el único país europeo que se oponía a la esclavitud, si bien, Portugal, junto con Ingleses, holandeses y otros países, llenaron sus tierras americanas con esclavos que comercializaron en territorios de la España americana. España no hizo ni un solo indígena esclavo, ya que la corona española los consideraba hijos de Dios y lo que sí hizo, de facto es obligarles a convertirse. Hubo indígenas que fueron sacrificados y utilizados como mano de obra barata, (sirvientes), pero nunca esclavos, de tal forma que en España a los «Indianos», como se les llamaba a los que vivían en América, se les clasificaba por su origen en «Criollos», personas nacidas en América que descendían exclusivamente de padres españoles o de origen español, «Mestizos», que eran hijo de una persona de raza blanca y otra de raza indígena, «Mulatos», mezcla de blancos con negros e «Indígenas», puramente naturales de padre y madre indígena.

Este hecho denota que los españoles nunca tuvieron rechazo a mezclarse con las razas que encontraron en las tierras que colonizaron, a diferencia de los ingleses y holandeses, que eran totalmente reacios y que, por ejemplo, en la India, y resto de colonias británicas asiáticas, estos nunca se mezclaron.

Pero en la realidad sí hubo esclavitud en la América española, más esta práctica estaba fuera de la legalidad. La España surgida tras el descubrimiento de América nunca tuvo que abolir la esclavitud porque nunca la oficializó, a diferencia de Portugal, Inglaterra u otros países que sí la tenían institucionalizada.

Tras esto, los británicos en su asentamiento y expansión por Norteamérica, demostraron su verdadero sentimiento racista y esclavista, masacrando y eliminando a millones de indios en lo que hoy es EE.UU. Hemos de recordar que este es uno de los genocidios más masivos que un país ha llevado a cabo, ya que no solo el gobierno arrebató los territorios indios a sus legítimos dueños, sino que les exterminó reduciéndoles a la mínima expresión confinándoles en reservas, como si fuesen animales en un Parque Natural. Una muestra de esta actitud fue la masacre indígena de 1622, también conocida como masacre de Jamestown que tuvo lugar en la Colonia de Virginia, el Viernes Santo del día 22 de marzo de 1622, y fue provocada por una serie de ataques sorpresa de la Confederación dirigida por el jefe Opchancanough.

Los últimos y más modernos y contemporáneos países que han practicado la esclavitud masiva han sido la Alemania de Hitler y la Rusia de la URSS de José Stalin. En Rusia y la URSS, Stalin, llevó a cabo el Holodomor; genocidio ucraniano u Holocausto ucraniano, en el que entre 7.000.000 y 12.000.000 de personas perdieron la vida, no obstante el uso de las deportaciones a Siberia de un número mayor de rusos a campos de concentración para realizar trabajos forzados ascendería el número de muertos a cerca de 20.000.000 de personas entre 1932 y 1935. Veinte millones de personas asesinadas, una gran purga que José Stalin realizó en nombre del comunismo llevando a sus compatriotas a la muerte en trabajos forzados. «Otro tipo de esclavitud de la época moderna/contemporanea».

Otro de los racismos y «esclavitud social» moderna/contemporánea fue el racismo sudafricano durante el apartheid.

Si hoy tuviésemos que demoler todo lo que representa racismo y esclavitud, tendríamos que empezar por demoler las Pirámides de Egipto, la Gran Muralla China, los yacimientos Mayas y Aztecas con sus magníficas pirámides de Teotihuacán o Chichen Itza, la Acrópolis de Atenas, El Coliseo romano, la Mezquita de Córdoba, la Alhambra de Granada, y tantos miles de monumentos levantados con mano de obra esclava, fruto del «racismo» de los pueblos que conquistaban a otros de etnia diferente.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje