COMO RELIQUIA Y TESORO LLEVO A LOS GODOS EN LA MEMORIA MÍA

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ)

Anda y corretea hoy por los pasillos de los recuerdos la lírica popular de la tabla del ocho, los límites de España, y “desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos”. Después vendría la etapa más instruida con el rosa-rosae y los reyes godos. ¡Madre mía, los reyes godos! Su lista completa la formaban treinta y tres, componiendo un total de tres equipos de fútbol. Como reliquia y tesoro llevo a los godos en la memoria mía, que diría doña Juana Reina. Se interna por la derecha Sigerico, en corto para Amalarico, que la pasa a Sisebuto, que cambia el sentido del juego y entrega a Chindasvinto, éste retrocede para Sisenando quien centra por la izquierda para que la juegue Chintila, que duda cediendo finalmente el cuero para Gundemaro, que combina con Turismundo, hijo de Teodorico y nieto de Alarico, quien se hace un lío y pierde el esférico, montando el contragolpe Ataulfo, Recaredo, Wamba y don Rodrigo. Ahí es nada ¡Peligro! porque los cuatro juegan en la Champions League. Así fue la pedagogía que, entonces, algunos utilizaban para enseñar lecciones de Historia.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje