LOS ALMOHADES (COMO DELEGACIÓN DE MURCIA) SE SITUARON EN BLANCA PARA CONTROLAR EL VALLE DE RICOTE (5)

POR ÁNGEL RÍOS MARTÍNEZ, CRONISTA OFICIAL DE BLANCA (MURCIA)

Las Excanales en Blanca; en la parte posterior El Cabezo de Cobertera. (Pintura: Gentileza de © Zacarías Cerezo Ortín)

En consecuencia, el nuevo castillo de Negra (Blanca) no podría haber sido construido solo como un sistema defensivo para los almohades contra el Reino Nazarí de Granada y las tropas castellanas y aragonesas. Por el contrario, el castillo con soldados almohades sirvió para asegurarse de que los impuestos serían pagados por la población local del Valle de Ricote. El castillo era autosuficiente, porque el granero en Darrax garantizaba comida para el ejército. La ubicación del granero en el Cabezo de Cobertera estaba casi en frente del castillo de Negra (Blanca). La comunicación del castillo con la zona de Darrax se realizó a través de una barca ubicada en Las Excanales que hoy se conoce como Piedra de la Barca.

La importancia de los graneros fortificados que hoy defiende Salima Naji le ha llevado al lugar de finalista del prestigioso Premio Aga Khan de Arquitectura. La información recabada por Meghan Maupin podría ayudarnos a comprender mejor la forma de vivir en el granero de Cabezo de Cobertera.

Durante la última década, la arquitecta y antropóloga Salima Naji ha trabajado para salvar el patrimonio de varias ciudades oasis en las montañas anti-Atlas de Marruecos. El paisaje del sur de Marruecos está salpicado de ciudadelas fortificadas y graneros que fueron construidos por las tribus indígenas bereberes. Estas impresionantes estructuras tienen un gran valor espiritual y definen hitos de la herencia cultural y la historia religiosa de la región. Las fortalezas sirvieron como símbolos de libertad y sitios sagrados para los bereberes, que continuaron incluso después de la conversión de la tribu al Islam.

Sirviendo al Ministerio del Interior marroquí, Salima Naji ha emprendido ambiciosamente la restauración de dos Agadir de Amtoudi, la rehabilitación de Qsar Assa y el rescate de partes colectivas de Agadir Ouzrou. Esta red de sitios de graneros fortificados en el sur de Marruecos ha decaído con el declive de la arquitectura tradicional bereber. La difusión de la arquitectura estandarizada moderna del norte ha hecho obsoletos los métodos de construcción vernácula, descartando la herencia religiosa y la identidad comunitaria de la región. En un proceso participativo que está revigorizando los sitios oasis sagrados y colectivos, el trabajo de Naji proporciona un modelo alternativo para la conservación en Marruecos.

Mediante el uso de mamposteros locales y trabajadores no calificados a quienes ha capacitado, Naji fomenta una relación entre la comunidad y el entorno histórico construido. Sus proyectos se extienden más allá de la restauración simple e incluyen la creación de espacios comunitarios nuevos, como plazas de pueblos, paseos públicos y teatros al aire libre. Los graneros fortificados revividos se transforman en lugares para concursos de poesía, fiestas y actuaciones tradicionales de canciones y bailes bereberes. La inclusión de grupos comunitarios nuevos y tradicionales en el proceso de conservación da una relevancia cultural moderna a los sitios anteriormente abandonados. Salima Naji nos enseña que el acto de conservar la arquitectura y el espacio cívico sobre la base de la preservación del patrimonio es la mejor sostenibilidad.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje