‘LAS FIESTAS DE CEHEGÍN’

POR ABRAHAM RUIZ JIMÉNEZ, CRONISTA OFICIAL DE CEHEGÍN (MURCIA)

Llegó arrollando por su belleza y donaire y, el pueblo cayó rendido a sus pies, propaló sus gracias por doquiera, mientras los hermanos legos de San Francisco repartían las estampas con el grabado de su imagen. He dicho grabado, y embelesaba: ¿qué sería hoy con la multitud de fotografías que se le han hecho, de todas las clases y medios a lo largo de los tiempos? Saben los lectores que estoy citando, sin nombrarla todavía, a la imagen de la Santísima Virgen de las Maravillas.

Si las fotografías se han multiplicado, las poesías, mientras había poetas galanes, marcaron época y me aventuraría a decir, que es, seguramente, la imagen de Santa María que más requiebros ha recibido, hasta de poetas que no lo eran, y le cantaban:

“Está en Cehegín
que exclama: ¡Maravillas,
¡oh virgen adorada!”.

El día 10 de septiembre es la festividad de la Santísima Virgen de las Maravillas y los sacerdotes hijos de Cehegín, y los que pasaron por aquí (hasta los muertos, que lo hacen en espíritu) asisten a ese cónclave Mariano-Maravillense en el Santuario anejo al Convento de San Esteban.

Desde el día 8 hasta el 14, estará Cehegín en fiestas populares, generales y marianas; todo será maravillense, y esta ciudad en cuestas, montado el casco sobre dos colinas, se fue desparramando e invadiendo los contornos de huerta que ahora son barriadas de nueva traza y la eclosión del barrio de San Cristóbal resurge cada año como recinto ferial (es la prolongación de la Gran Vía).

Una tradición que se viene arrastrando 287 años con actos y festejos al uso de los tiempos y los medios, pero con dos procesiones, expectantes de fe. Decía un viejo y devoto amigo, que estará ya en el cielo: “esta Virgen manda mucha romana”, y es que estaba acostumbrado a pesar cáñamo y cañamones, industria perdida.

Yo no hago propaganda de nada, pero no me resisto a decir que la revista oficial de Fiestas viene alcanzando gran categoría, así como la que anuncia el famoso novenario, con el cartel de la Hermandad, pues a tan solemnes fiestas siempre acompañó el empaque de las letras y del arte.

Fuente: http://www.lapanoramica.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje