EL CÁLIZ DE LA “PREMONICIÓN” ANTE LA IMAGEN DE IGNACIO DE ACEVEDO

POR MARÍA VICTORIA HERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE LOS LLANOS DE ARIDANE (CANARIAS)

La tradición relata que en el momento de la consagración Ignacio de Acevedo, Beato Mártir de Tazacorte, tuvo la premonición de su muerte violenta y en el momento de tomar el vino consagrado mordió el cáliz con tal fuerza que dejó la huella de sus dientes.

En el año 2009 retornó a La Palma, después de 264 años, el cáliz de la premonición o relevación del martirio. En el año 1745 se lo llevó de la isla canaria de La Palma el obispo Juan Francisco de Guillen, regalándolo posteriormente a la Compañía de Jesús de Gran Canaria. Actualmente se encuentra en “deposito” en la parroquia de San Miguel, patrono de La Palma.

Hoy, 15 de julio, coincidiendo con el 450 aniversario de la muerte de Ignacio de Acevedo y sus 39 compañeros, todos ellos conocidos por Beatos Mártires de Tazacorte, el obispo de la diócesis de Tenerife el palmero Bernardo Álvarez celebró misa con el mismo cáliz que celebró su última misa Ignacio de Acevedo. La foto quiso que, a la espalda del obispo, 450 años después, estuviera la imagen procesional del portugués Ignacio de Acevedo.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje