“POR LA CARRETERA ADELANTE, CAMINO DEL MATADERO, ESTÁ EL MONTIJO F.C QUE GANA MUCHO DINERO (COPLAS Y CANTARES)”

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ)

En 1922, en el Campo Santa Eulalia, se fundó el C.D. Montijo (conocido por el equipo del Gómez y Rodríguez); en los territorios de “Los Cabaderos”, cerca de la Estación de Ferrocarril. Aflora en la memoria un tren lleno de seguidores con el sentimiento de animar y celebrar el triunfo perpetrado al poderoso equipo y fuerte rival de la ciudad romana de Mérida. Pero directivos y jugadores no continuaron con el proyecto y guardaron sus camisetas blanquiazules.

A comienzos de los años treinta, a poco para que se proclamara la II República, surgió un nuevo equipo: MONTIJO F.C. distinto al anterior. A la Directiva y jugadores les bastó un recinto cercado de tablas, frente al Matadero Municipal, para que volviesen las tardes de pasión y gloria deportiva, identificados en los colores rojo y negro. Allí supieron manejar el balón, entre otros, futbolistas de la talla de Candado, Paquino, Vila, Melara, Pardal, Luis, Jiménez, Cortés, Ruiz, Calle y Cecilio Rodríguez. La incivil guerra que sufrimos los españoles fue la causa para que este equipo desapareciese, tras haberse enfrentado a la élite del fútbol extremeño, a clubes de renombre de la competición nacional y a poderosos equipos del hermano Portugal.

Hoy, gracias a la amabilidad del maestro José Marín Gómez, que me ha cedido estas coplas y cantares que con pasión la afición de aquellos años cantaba, regresan a la memoria de aquellas glorias deportivas: “Por la carretera adelante, camino del Matadero, está el Montijo F.C que gana mucho dinero. El primero es Luis Vila, el segundo Alfonso Campos, el tercero Javier Cortes y el cuarto el Gorriato. Por eso en Montijo hay una gran animación con grandes bailes de máscaras en el Teatro Calderón. A Cecilio el latero le falta un riñón, si sigue jugando le faltan los dos. Por eso Menayo se enfada con él porque dice que juega mucho más que él. Y Menayo le dice con mucha razón: si tú juegas al tenis yo juego al fútbol. Con orgullo he de lucirla porque está muy bien ganada que me costó el no ver más la hermosura de tu cara”.

En los años de la posguerra, en 1946, tras haberse disputado un campeonato local con cuatro equipos bajo los nombres del Arena, la Pana, el Cemento y el Águila, los hombres buenos del deporte decidieron que sólo era suficiente un equipo. Y así fue como ellos fueron los fundadores y padres de la U.D. MONTIJO, con un claro objetivo: emular y superar al desaparecido Montijo F.C. Hace de ello 74 años.

El nuevo club trajo, bajo el mecenazgo de Gómez Bravo, en el campo de Santa María, frente a las bodegas de la Puerta del Sol, hoy Colegio Príncipe de Asturias, tardes de gloria, aliviando con ello las necesidades y apreturas, en años en los que hubo que curar y restañar heridas.

Chivovi, Valerio, Lozano, Abengoa, Lolino, Calle, Maldonado, Uría y Miguelito, fueron algunos de los jugadores que supieron transmitir pasión deportiva a una afición ávida de buen juego, goles y triunfos. No duró mucho aquel ilusionante proyecto. Mantener la profesionalidad de muchos de sus jugadores se hizo inviable económicamente, aunque la afición por el fútbol no decayó y siguió por otros caminos tomados, entre otros, por el C.D. Morante, Español, Mercury, Santos, Némesis, Club 09, Amistad, Juvenil, Hércules e Invecosa.

Tras un intento fallido de refundar la U.D. MONTIJO, llegó, en 1972, la construcción del Campo Municipal. Dos años más tarde, el 29 de julio de 1974 (hace 46 años), en una Asamblea que se celebró en el salón de baile de Miguel Cuéllar, fue elegido presidente Emilio Macarro Rodríguez (qepd), comenzando una nueva andadura que llega hasta nuestros días.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje