LOS CRONISTAS OFICIALES DE CARTAGENA (MURCIA) SE SUBEN A LA RED

LOS CUATRO COMISIONADOS DEL AYUNTAMIENTO ATRAEN A AUDIENCIAS CADA VEZ MAYORES EN PLATAFORMAS DE INTERNET CON VÍDEOS, ARTÍCULOS Y FOTOS SOBRE LA HISTORIA DE CARTAGENA

Luis Miguel Pérez Adán, caracterizado como un marinero alemán del submarino U35 en la Primera Guerra Mundial, en su canal de Youtube. / LV

«En el mundo digital, donde todo se comparte de manera inmediata, los contenidos pueden llegar a miles de usuarios a través de diferentes dispositivos que ya forman parte de nuestra vida. Por si alguien tenía dudas, los acontecimientos vividos estos últimos meses con este confinamiento, han demostrado la importancia adquirida por estas nuevas formas de comunicación. Y los cronistas oficiales de Cartagena son todo un ejemplo de adaptación a este nuevo fenómeno. Siguen utilizando las plataformas tradicionales, como conferencias, clases, libros, revistas, prensa, radio y televisión, pero cada uno, en la medida de sus posibilidades, ha ampliado todo este contenido a las redes sociales de internet, utilizado plataformas como Twitter, Facebook, Instagram, WhatsApp y YouTube».

Así resume a LA VERDAD el historiador Luis Miguel Pérez Adán, uno de los cuatro cronistas oficiales del municipio de Cartagena, la estrategia de difusión en internet de contenidos sobre Cartagena con la que están atrayendo a audiencias cada vez mayores él y sus colegas José Sánchez Conesa, Francisco José Franco y Juan Ignacio Ferrández.

«Los que, de alguna manera, nos dedicamos a la divulgación histórica no podemos permanecer ajenos al cambio de plataformas comunicativas en esta última década», reflexiona Pérez Adán, colaborador de este diario en la sección Fotohistoria. Y celebra que, de esta forma, «amplían su capacidad de divulgación a exponentes inimaginables solo hace unos meses», cuando el coronavirus aún no había golpeado a la sociedad.

Pérez Adán celebra la «especial incidencia» de sus intervenciones en Youtube, en ‘Canal INCIS – Instituto Cartagenero de Investigaciones Históricas’. Ahí tiene una serie denominada ‘Cartagena en un Puño». En ella, «tras un esfuerzo de producción totalmente autodidacta y novedoso, se han realizado los doce primeros capítulos». Pronto habrá otra entrega.

Un respiro en la pandemia

Las cifras reflejan el éxito de esta iniciativa digital: hay cerca de 500 suscriptores y, en algunos casos, más de 53.000 visualizaciones. Y su artífice y protagonista, que no duda en aparecer por ejemplo caracterizado como un marinero alemán del submarino U35 en la Primera Guerra Mundial, afirma que lo hace todo «al servicio de la historia infinita de nuestra querida Cartagena».

En el caso de Francisco José Franco Fernández, echa la vista atrás un lustro: «Hace cinco años me encontraba yo en La Atalaya cuando me llamó mi amigo Juan Cánovas, quien me dijo que una serie de colectivos querían que fuese cronista oficial de Cartagena. Regresé a casa y llamé a Pepe Sánchez y a Luis Miguel Pérez, que contaban asimismo con decisivos apoyos. Contactamos con Juan Ignacio Ferrández y la idea que les planteé fue la de formar una plataforma en pro de la cultura del municipio». De aquellos días ha pasado al uso de «nuevas plataformas digitales» para compartir vídeos, artículos, actos y libros, siempre con un «cuidado» que no desmerece, sino que enriquece los «medios de divulgación tradicionales».

Y, tras citar como «fórmula novedosa» la cátedra de Historia de Cartagena y su impacto en las redes sociales, reivindica a los cronistas: «En los tiempos de pandemia y desesperación que vivimos, es tarea importante la de entretener, divulgar nuestra historia, revalorizar nuestro patrimonio y contribuir a no repetir errores».

Haciendo ya balance del verano y pensando en el otoño anda ya José Sánchez Conesa: «Mi labor como cronista en los últimos meses ha venido marcada por los preparativos del II Congreso Internacional del Trovo, que será en Cartagena los días 5, 6 y 7 de noviembre. En esta aventura están mi compañero en la dirección, Emilio del Carmelo Tomás Loba, y el secretario, Juan Diego Celdrán. Y tenemos presente el I Simposio Nacional del Trovo, celebrado en Cartagena en 1976», comenta.

Eco mundial en redes sociales

Sánchez agrega que el encuentro lo organizan la Asociación trovera José María Marín y la Concejalía de Cultura. Y explica que «esto ha llevado a una actividad intensa en las redes sociales para comunicarnos con improvisadores de numerosos países de la América que habla español, como trovadores puertorriqueños, payadores chilenos y argentinos o repentistas cubanos y colombianos». También contactaron con investigadores, profesores universitarios y artistas de la Región, Canarias, Andalucía, País Vasco, Cataluña o Cantabria.

En alusión a la sección ‘El tío del saco’, Sánchez recuerda que «los últimos artículos en LA VERDAD han estado dedicados a nuestra historia trovera y a sus grandes personajes, como Castillo y el tío David Castejón de Santomera». Los textos han circulado por la web de este diario; los perfiles de Facebook de la Liga Rural del Campo de Cartagena y la Cátedra de Historia de Cartagena; y la web del Congreso Internacional (www.congresodeltrovocartagena.es). Este podrá seguirse desde cualquier lugar del mundo y en publicaciones ‘online’, como la Revista Murciana de Antropología de la Universidad de Murcia.

Para Juan Ignacio Ferrández, «es algo inevitable que los tiempos cambian y que los que nos dedicamos a recopilar la historia de nuestra ciudad debemos cambiar la forma de hacerlo». «Con ese espíritu –cuenta–, en el año 2014 decidí crear una página de Facebook que se llama ‘Historias de Cartagena’, a la que he ido subiendo mis artículos y fotografías antiguas, que sin duda traen recuerdos a todos los cartageneros que nos siguen en las redes desde cualquier parte del mundo».

La Red rompe fronteras y Ferrández destaca que «no son solo cartageneros los que se sienten atraídos por la historia antigua de Cartagena, sino que son muchas las personas que, por diferentes motivos, vivieron una parte de su vida en la ciudad y les gusta evocar lugares, hechos y personas que se mantienen aún vivos en su memoria».

La mejor parte es cuando la tarea del cronista alumbra un episodio con nuevos protagonistas. Lo celebra así: «Da mucha alegría cuando recuperamos documentos o fotografías inéditas de personas y aparece algún descendiente relacionado con ellas, que no duda en mostrar su agradecimiento por poder contemplar por primera vez imágenes que, de otra manera, nunca habrían visto la luz».

Testimonios

Luis Miguel Pérez. Cronista: «El estar confinados ha demostrado la importancia de las nuevas formas de comunicación en la divulgación histórica»

Francisco J. Franco. Cronista: «En estos tiempos de desesperación, es importante la tarea de entretener y revalorizar nuestro patrimonio para no repetir errores»

José Sánchez Conesa. Cronista: «Contactamos por las redes sociales con improvisadores de América para el II Congreso Internacional del Trovo»

Juan I. Ferrández. Cronista: «Da mucha alegría que un descendiente contemple por primera vez imágenes que, de otro modo, no habría visto»

Fuente: https://www.laverdad.es/ – C. R.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje