SALUD PÚBLICA EN ULEA EN EL SIGLO XIX

POR JOAQUÍN CARRILLO ESPINOSA, CRONISTA OFICIAL DE ULEA (MURCIA)

A mediados del siglo XIX, concretamente, en el año 1851, el alcalde de Ulea D. Joaquín Miñano Pay, a instancias de la superioridad regional, reunió a la junta de salud municipal para trasladarle un informe sobre la precariedad de la salud pública, en Ulea, animando a las fuerzas políticas y sanitarias a tomar las medidas oportunas para evitar las zonas contaminantes que producen epidemias de enfermedades, que se saldan con muchos enfermos y bastantes fallecidos, en el pueblo de Ulea.

Ante tan graves problemas de higiene y salud, tras reunirse con su corporación, a la que acudió el Médico Cirujano y el Cura Propio, D. Joaquín Miñano, tomó buena nota de la gravedad del asunto y consiguió que una delegación de Murcia presidida por el “Juez Acequiero”, D. Ignacio Pajarilla, en unión de D. Pedro Martínez Conesa, escribano de Su Majestad, vinieran a Ulea y se reunieran con el Médico Cirujano de Ulea, con el fin de estudiar la situación sanitaria municipal y tratar de poner las medidas para solucionarlas o por lo menos, paliarlas.

Ya, en Ulea, observaron que la falta de control de las aguas y escurrimbres tanto de acequia, brazales y de las casas y corrales—carecían del más mínimo control, y permanecían encharcadas, siendo caldo de cultivo de mosquitos y otros insectos, sin identificar, que eran los causantes de grandes epidemias, con las consiguientes enfermedades y muertes de la población uleana.

Ante tal situación, el alcalde redactó un edicto de obligado cumplimiento en el que pedía a los ciudadanos, colaboración sin fisuras con el fin de atajar tan preocupante problema sanitario. En primer lugar invitó a que se evitaran las escurrimbres de las casas y corrales ya que, siempre, llevaban estiércol y suciedad. Además, arremetió contra los ganaderos que transitaban con sus animales por las calles del pueblo y las dejaban impregnadas de excrementos. Igual advertencia hizo a cuantos cruzaban el pueblo con sus caballerías, ya que dejaban sus señuelos de boñigas que, al esparcirse y secarse, eran focos de insectos de malévolas intenciones. Por último, incidió, en las amas de casa, animándoles a que limpiaran sus calles, pero, evitando que se formaran pequeños charcos de agua sucia en las puertas de sus casas, debidos a las irregularidades del terreno, así como evitar que las cabras, abreven en las pozas que existen en los aledaños del “callejón de las balsas”.

Arrieros y ganaderos quedaron alertados del problema, ya que se producían epidemias que cursaban con fiebres elevadas, dolores de cabeza y diarreas. Por ello se les aconsejó que la salida y entrada del pueblo, con sus animales, la hicieran por el extrarradio; a la altura del mencionado callejón de las balsas

Estos brotes epidémicos, quedaron erradicados a finales del año 1852, pero, en el año 1854 sacudió un nuevo brote epidémico, esta vez de cólera, que causó una gran mortandad, en la población uleana.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje