ARCADIO JOSÉ GONZÁLEZ GRANDA, POETA COLUNGUÉS

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Foto de don ARCADIO GONZÁLEZ facilitada por su hijo Lewis Gustavo.

Portada de su poemario ESTAMPAS DE LA GUERRA (1938).

Nacido en La Isla (Colunga) en 1898 donde su padre D. Laureano González, casado con Dª Elisa Granda, ejercía como maestro, actividad que después desempeñó en Noreña y Pola de Lena, el «niño-adolescente» Arcadio fue orientado hacia la carrera de Magisterio. En 1912 cursó primer curso en la Escuela Normal de Oviedo y allí reconoció que su vocación era literaria y no docente.

Vuelto a casa, sus padres le aconsejan estudiar topografía en Madrid, ciudad donde ya despunta con pequeños intentos literarios que le publica en 1916 el semanario «Villaviciosa Hermosa»; semanario que, ya retornado Arcadio a Asturias, sigue publicando sus colaboraciones con cierto éxito de crítica y de público lector.

Esto le supone un «ascenso» en su labor literaria pues en 1923 es nombrado director del semanario maliayés «EL PROGRESO DE VILLAVICIOSA», en cuya labor directiva cesa en 1925.

En ese interim edita (Villaviciosa, 1924) su poemario SUEÑOS DE GRIS Y ROSA.

Una delicada situación económica «le fuerza» a la emigración hispanoamericana. y se desplaza a Buenos Aires donde, aparte de trabajos para «ganar dinero», colabora con la revista EL HOGAR y el periódico EL HERALDO DE ASTURIAS. Y de Argentina a Uruguay y de aquí a Chile donde, en 1928, consigue un 2º Premio en los Juegos Florales de Colchagua, lo que le granjea una estimable labor literaria y el ser considerado como unos los notables poetas chilenos, como así presentaban sus artículos y poesías.

En 1930 regresa a España y fija definitivamente su residencia en La Isla (Colunga). En 1932 edita LA SENDA DE LOS POEMAS (Oviedo, 1932), poemario muy elogiado por la crítica de la época. En 1938 publica ESTAMPAS DE LA GUERRA y en 1939, LAURELES DE ESPAÑA.

Se casó con la felguerina Dª María de los Ángeles Villa Coto, «Angelita», fallecida muy joven en 1950, con la que tuvo dos hijos: Rubén y Lewis Gustavo. ARCADIO GONZÁLEZ GRANDA falleció en 1966 a consecuencia de un accidente de circulación.

En 1928 ARCADIO compuso para el libro VILLAVICIOSA Y SU PROGRESO, de Víctor Vallín Martínez y Gerardo Fernández Moreno, un poema titulado «CANTO A VILLAVICIOSA, del que entresacamos el «canto 2º» titulado «la Evocación»:

«Muchas años después en tierra extraña
al recordar de aquel lejano día,
llevé hacia el cielo la plegaria mía
y dije añorando: «el rincón de España»
Vanos sueños infantiles, /insondables fantasías,
Vuelos de lejanos días / albos recuerdos gentiles.
Volad, volad con primores / iniciando mi consuelo,
llegad hasta el patrio suelo / a ofrendar los mis amores.
Volved luego presurosos / irisados de belleza,
cual sus cetros de grandeza / imprecisos y amorosos.
Oíd todos sus cantares / saludad a sus mujeres,
¡Ay!, decirles mis quereres / heroísmos y pesares.
En sus campos de verdor / reinan tonos del armiño,
mis memorias cuando niño, / Odas de luz y color
saludad, pues, con cariño / al ‘puebliquín’ de mi amor.”
Colunga, a mi «leal saber y entender», tiene una deuda de gratitud y de recuerdo-homenaje, con don ARCADIO JOSÉ GONZÁLEZ GRANDA, poeta, escritor y siempre fiel a su tierra colunguesa y a su Asturias.

¿Sería posible «rescatar» sus poemarios (yo tengo «Estampas de la Guerra») y reeditar en un volumen su «obra completa»? Eso también es recuperar el Patrimonio Cultural del Concejo.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje