BREVES CONSIDERACIONES SOBRE ÓPERA

POR FRANCISCO JOSÉ ROZADA MARTÍNEZ, CRONISTA OFICIAL DE PARRES-ARRIONDAS (ASTURIAS)

Se inicia hoy la LXXIII Temporada de Ópera de Oviedo, tan esperada cada año.
Todavía hay personas que piensan que la ópera es elitista, y para nada lo es desde hace casi tres décadas.

Sus entradas ofrecen precios más asequibles que los que puede tener un campo de fútbol de primera y hasta de segunda división para acudir a ver uno de sus partidos.

¿Se exige algún tipo de vestuario especial para acceder al Teatro Campoamor? Pues tampoco. Puede acudirse con traje, con vaqueros, con corbata o sin ella, hasta «moteros» vimos en temporadas pasadas con su clásica indumentaria (y el casco reglamentario en la mano), de modo que a nadie le llama ya la atención este o aquel posible vestuario del espectador.

Puede haber quien piense que es complicado seguir el argumento de la ópera que se representa, al ser la interpretación en lengua inglesa, alemana, rusa, francesa, italiana…pero no es así, porque hay traducción simultánea -en un panel electrónico- de fácil lectura para quien lo precise.

De modo que la ópera hace años que es popular, no cara, no elitista, siempre apasionante y se puede vivir en directo el espectáculo total que se desarrolla sobre el escenario, la composición musical y dramática en la que el texto dialogado debe ser cantado y escenificado con acompañamiento de orquesta (y coro, en la mayoría de las ocasiones).

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje