EL TRASGU, EL TASQUERU Y ALGUNES COSUQUES CON HISTORIA

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Mi «snack» y vinín en EL TASQUERU.

Mi «tentempié» para la comidina de hoy: melón con jamón, quesín asturiano y PATATINES FRITES «EL TRASGU».

Verán ustedes. Lo que les voy a contar tiene sus orígenes en los tiempos inmediatos al fin de la II Guerra mundial (año de 1945). La población europea -los de un bando y los del otro- había sufrido los horrores de una guerra terrible y padecía las consecuencias de ese enfrentamiento: escasez de alimentos, de medicinas, de ropa, de combustibles (gasolinas, gasóleos…) y de dinero.

¿Cómo motivar un consumo tal que fuera rentable al empresario y satisfactorio al consumidor?

La respuesta comercial fueron LAS MARCAS BLANCAS, denominadas así porque los productos se ofrecían en envases de color blanco en los que únicamente se detallaban el nombre de la mercancía (ejemplo: lentejas, aceite, chorizo…), sus características técnicas y los datos del fabricante. Solían ser productos de calidad media y la empresa fabricante los ofertaba EN EXCLUSIVA.

Hoy las cosas han cambiado y conviene que aclaremos esos cambios, perfectamente definidos en la legislación comercial.

Una MARCA BLANCA, también denominada MARCA DE DISTRIBUCIÓN o MARCA DEL DISTRIBUIDOR, identifica a determinados productos de una cadena de distribución que los comercializa EXCLUSIVAMENTE en sus establecimientos o en otros que ella abastece. En general son productos de buena o muy buena calidad y siempre ofertados a precios muy asequibles.
Aclarado este concepto, vayamos a otra historieta.

Cuando yo era rapacín -ya llovió- los nenos de Colunga íbamos a «La Muyerina» o a «la Rubia» a comprar REVOLTIJO, que era un «totum revolutum» de frutos secos, caramelinos, galletines que llamábamos «pedos de monja», regaliz… Lo normal era comprar «un rial o dos riales de revoltivo». Cantidad que equivalía, respectivamente, a 25 cts. y 50 cts. de peseta (valor monetario imposible de traducir a euros pues 1 cts. de euro ya son 1,6 PTA.).

En bodas, bautizos, comuniones, banquetes… generalmente «hechos en casa», se ofertaba, antes de la comida, un «pinchoteo» o «tentempié» para entretener al personal y, de paso, «satisfacer temporalmente» su apetito. ¡Vaya! Una forma más «de engañar o de matar al gusanillo».

Algún día les explicaré qué es eso del «gusanillo» porque tiene una historia muy interesante.

Bueno, bueno… Pues actualmente, con esto de la anglofilia en el lenguaje, lo que antes llamábamos «pinchoteo», «tapeo», «tentempié», «piscolabis»…ahora le decimos SNACKS.

Y en este «revoltijo» llamado SNACK, lo que predominan son los frutos secos, las aceitunas, las frituras y de modo muy destacado LAS PATATAS FRITAS (finas, crujientes, con sabores diversos.).

Y aquí quería llegar yo después de tanto discurso «histórico-vivencial».

Yo, cuando estoy en Gijón que es ciudad, Villa y Puerto donde resido habitualmente, suelo frecuentar un bar-sidrería en el ALTO DEL INFANZÓN que se denomina «EL TASQUERU» (al lado mismo del llagar de SIDRA ACEBAL, que es una sidra excelente); allí suelo coincidir con antiguos alumnos y otros amigos y siempre, absolutamente siempre, disfruto con la simpatía y atenciones del personal de servicio (Javi, Tania, Aroa, Mónica) a los que considero «como casi familia».

Pues héte aquí que en EL TASQUERU, tomando «mi vinín de la tarde», me ofrecieron «pa picar» unas PATATAS FRITAS, marca EL TRASGU, que no digo que me sorprendieron sino que me dejaron maravillado. Finas, crujientes, nada grasientas, en su punto de sal y de sabor (estas eran las del tipo «picantinas»)… No las conocía y quise informarme sobre «su realidad».

¡Ay, amigos! Resulta que EL TRASGU es una MARCA BLANCA que para productos de Snacks posee en EXCLUSIVA una empresa asturiana, EXCLUSIVAS GONDI, ubicada en Llanera (Asturias). En la oferta de patatas fritas sirve estas variedades: normales, picantes, al sabor de ajo, y al sabor de jamón.

Yo, perdonen, me inclino por las picantinas. Son de lo más tentador.

Y otra vez más, la advertencia de siempre: No soy INFLUENCER ni nada que se le parezca. Hablo y escribo sobre lo que veo si lo considero bueno; y si no me satisface, me callo.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje