SAN RAFAEL Y PETRER

POR MARI CARMEN RICO NAVARRO, CRONISTA OFICIAL DE PETRER (ALICANTE)

Foto 1: La calle San Rafael está en el corazón del casco histórico. / Foto: Pascual Maestre Martínez

La calle San Rafael es una de las más típicas de Petrer. / Foto: Pascual Maestre Martínez

Hoy, día de San Rafael, hablaremos de la calle que existe en Petrer con esta denominación. Está en el corazón del casco histórico y es una de las rutas que nos llevan hasta el castillo. La calle parte de la plaça de Dalt, donde tradicionalmente se celebraba el mercado, sube hacia la calle Agost y enlaza con la calle Castillo. Posiblemente siempre se conoció como San Rafael, tal como consta en documentos de 1819 y como se describe en un bello relato aparecido en el diario liberal de Alicante, El Día, que explica en una noticia publicada en 1920, el origen del nombre de esta vía y que será objeto de una próxima crónica. En los primeros años de la República, 1931, se le puso el nombre de Fernando de los Ríos, dirigente socialista y ministro durante la Segunda República. En la sesión plenaria del 24 de agosto de 1934 se acordó que se denominase calle Democracia.

La imagen del santo se conservaba en una hornacina. Foto: Museo Dámaso Navarro.

Inauguración de la Asociación de Vecinos del Barrio San Rafael. El alcalde Vicente Maestre y el conseller de Trabajo y Asuntos Sociales Martín Sevilla descubriendo la placa. Octubre 1991.

San Rafael es el arcángel cuyo nombre significa “Dios cura” o “medicina de Dios”. El culto a San Rafael, invocado como protector de caminantes y enfermos, se propagó en el siglo XIX. Benedicto XV extendió su fiesta (24 de octubre) a toda la Iglesia. Actualmente se celebra, junto con la de los arcángeles Gabriel y Miguel, el 29 de septiembre. Desde mediados de los cincuenta a principios de los setenta, los vecinos de la calle celebraban una fiesta en su honor consistente en misa, dolçaina i tabalet, almuerzos, cenas vecinales, habas, vino, lanzamientos de cohetes y traca de caramelos.

En el nº 2 de esta angosta calle, en el primer piso, a la altura media del balcón, se hallaba una imagen del santo en bulto redondo, en el interior de una hornacina excavada en la fachada de la casa, de forma rectangular, con una pequeña moldura de yeso en la parte superior, probablemente de finales del siglo XIX, cuando se construyó la casa, siendo varias las imágenes que se han sucedido hasta hoy, al ser propiedad de los dueños de la casa o de sus arrendatarios. En el verano de 2019 el inmueble donde estaba se declaró en ruinas y ante el peligro que suponía se derruyó. El Ayuntamiento de Petrer se preocupó de que la figura del arcángel no sufriese daños por las obras que se iban a llevar a cabo y cuando ésta finalizó el solar se cerró con una tapia en la que se colocó una nueva hornacina y tal día como hoy, día de su festividad, ha sido repuesto. Hace unos años, en el nº 15, se instaló, tras la remodelación de otra vivienda, una hornacina con la imagen de la Inmaculada Concepción y en la actualidad está vacía.

En esta calle vivían Antonio Navarro y Carmen Vicedo y sus hijos Carmen, Bárbara, Toni, José María, y Luis, Paco el de la Bota, Remedios Pérez la Confitera y Ramón Maestre l’Ample, Cabolilla, y estaba el estanco de Laurean, la carnicería de Matías y la barbería de Moscardó. De la parte alta nace la calle Agost, un poco más arriba San Rafael forma un recodo hacia la izquierda que conduce a la conocida popularmente conocida como casa alta. En esta subida, la parte frontal era una casa de planta baja donde vivía la Pajarilla, al lado la Mariuela, y a continuación el Cavall.

Según el padrón de 1935, eran vecinos de la calle Democracia: Evaristo Pla y Asunción Peral, Julio Bernabé y Virginia Payá, Francisco Pla y María Beneit, Blas Poveda y Ana Poveda, José Mª Payá y Carmen Tortosa, José Mª Sempere y Amalia Carrillos, Víctor Bertomeu y María Payá, Salud Matamoros y sus hijos, Gabriel Brotons y Salud Pérez, Feliciano Montesinos y Carmen Miralles, Vicente Brotons y Filomena Rico, Silvestre Amat y Dolores Payá, Ramona Morant y sus hijas Dolores y Adela Maestre, y Bonifacio Montesinos y Regina Poveda.

No podemos olvidar que en Petrer además de la calle existe un barrio con esta denominación. Por este barrio pasaba la antigua carretera nacional, inició su crecimiento urbanístico a mediados de los años sesenta del pasado siglo. Conocido antes como Cabeçarroba, su actual denominación de San Rafael la decidieron los vecinos, en 1963, con motivo de la petición a Hidroeléctrica de la instalación de luz en la zona. La empresa suministradora del fluido eléctrico les indicó que deberían tener un nombre y éstos barajaron varias posibilidades, eligiéndose por mayoría el nombre que ahora ostenta.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje