EN LA FUENTE DEL AGUA

POR MARI CARMEN RICO NAVARRO, CRONISTA OFICIAL DE PETRER (ALICANTE)

Omplint els recipients en la desapareguda font del carrer Sant Rafael. / Foto: Vicente Villaplana Martínez.

Josefina Navarro Brotons, veïna del carrer Agost cantó amb Sant Rafael, omplint el botijó i el cànter. Mitjan anys cinquanta.

Antes de instalar agua corriente en las casas de Petrer, a finales de los años 50 del siglo pasado, sus habitantes, como la mayoría de las ciudades de España, tuvieron que tomar agua de fuentes públicas para llevársela a sus hogares.

Había numerosos puntos de suministro de agua en Petrer, donde podían llenar cantadores y botijones, y estos estaban ubicados en diferentes zonas del núcleo urbano.

En general eran las mujeres, como recuerdan canciones, coples y dichos, que solían pasar por agua en la fuente; la mayoría de las veces eran para mantener la línea y las mujeres, mientras tanto, hablaban y comentan esperando su turno, razón por la cual Las fuentes públicas se convierten en un punto esencial de la convivencia y la relación femenina.

Eusebio “l’estanyaó” en la confluència dels carrers sant Rafael amb el carrer Castell. Es posava al costat de la font per a comprovar que la peça estava arreglada. Foto: Vicente Villaplana Martínez.

Para transportar canters y botijones de la fuente, se usó para apoyar el canter en la cintura, sosteniendolo con el brazo izquierdo, y por otro lado el botijon colgante. Una vez que los canters están llenos, cuando llegaron a casa fueron vertidos en el frasco hasta que esté completo.

En esta ocasión nos referiremos a la fuente de la calle Sant Rafael. No fue hasta 1947 y, debido a la insistencia del barrio de la calle Sant Rafael y adyacente, cuando se instaló una fuente en esa calle, específicamente, en su intersección con la calle Castell. Fue en la sesión plenaria del 3 de febrero de este año, con Nicolás Andreu Maestre como alcalde, cuando expuso la necesidad y conveniencia de instalar fuentes públicas en las calles de San Rafael y Cervantes que fueron utilizadas para su uso y uso consumo de agua y cubrir las necesidades domésticas de esas zonas, cuyos vecinos a menudo reclaman el servicio mencionado.

La fuente más cercana a la calle San Rafael fue en la que popularmente conocemos la Plaza Vera (calle Gabriel Brotons) y, en 1950, esta fuente se trasladó a la plaza de Dalt.

La comisión directiva encargada de dar la vista a esta iniciativa consideró beneficiosa para los intereses generales de la localidad y en general para la vecindad, y acordó por unanimidad la ubicación de fuentes públicas en estas dos calles, empoderando al alcalde porque tienen lo necesario y arreglar su espacio de instalación. Con respecto a la fuente de la calle Cervantes, finalmente se instaló contra lo que pronto sería Plaza Espanya, específicamente en la intersección de las calles Leopoldo Pardines y Rafael Duyos.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje