LAS FIESTAS DE LA VIRGEN MADRE (VALDELACALZADA) QUE EL CORONAVIRUS IMPIDE CELEBRAR

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ)

Avanza el otoño buscando los días de noviembre de recuerdos y más recuerdos. Las naranjas comienzan a tomar color porque hay cosas por las que parece que el tiempo no pasa. Hoy, tras la primera semana de octubre, la vida camina por las calles Alcazaba, Lácara, Novelda, Pueblonuevo, Talavera, Montijo y La Puebla, enjalbegada por la cal blanca y el verdor de sus naranjos, custodiada por las calles Lirios y Geranios. Valdelacalzada sabe a flor, es flor. Desde el campanario repican a fiestas por la vida. Pronto, muy pronto llegarán las fiestas de “La Virgen Madre”, que este año el coronavirus impide celebrar. Las vaquillas seguirán celebrando sus días en el campo que las vio nacer. (Fotografía. Calle de La Puebla de Valdelacalzada).

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje