SE APELLIDA Y EJERCE DE RUFIÁN

POR ÁNGEL DEL RÍO, CRONISTA OFICIAL DE MADRID Y GETAFE

Gabriel Rufíán, como su propio apellido indica, es un diputado español al que le paga todos los meses el Estado español, aunque él no se sienta español, no por ser republicano, sino por ejercer de independentista.

Rufián es de lengua fina y viperina, y acaba de decir que el Rey (el de España no el exiliado en Waterlooo) “es un diputado más de Vox”, al tiempo que ha recordado a Franco, como «votante» de la monarquía. Tiene déficit de memoria histórica, quizá porque cuando murió el dictador, él solo tenía 7 añitos de edad, y apenas se acuerda de lo que pasó, carencia que no ha resuelto leyendo. Resulta que en la transición democrática, hubo consenso para aprobar una Constitución y como régimen, una Monarquía parlamentaria, con el Rey como Jefe del Estado. Durante la dictadura franquista, había una asignatura obligatoria en la enseñanza elemental: algo así como educación, urbanidad y buenas costumbres, que si hubiera tenido oportunidad de seguir en la enseñanza democrática, quizá le habría evitado ser maleducado y desconsiderado con el Jefe del Estado.

El Diccionario de la Lengua Española, define “rufián” como: persona sin honor, perversa, despreciable. No digo yo que lo sea o no lo sea éste Gabriel, pero en su apellido lleva la penitencia. Él nació en Cataluña, pero es hijo y nieto de trabajadores de La Bobadilla, pedanía del municipio de Alcaudete (Jaén) y Turón (Granada); es decir, de cepa andaluza y uva catalá.

Por cierto, Gabriel Rufían en un insumiso de muchas cosas, porque lejos de seguir las recomendaciones del inhabilitado president de su Comunidad, continúa viniendo a Madrid, donde hace política, es desconsiderado con el Rey, luce malos modales y, sobre todo, cobra un buen sueldo como diputado de perfil hiriente y anti español.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje