LOS ALCÁZARES (MURCIA) CELEBRA SUS 37 ANIVERSARIO DE SU INDEPENDENCIA DE SAN JAVIER Y TORRE PACHECO CON LA COLOCACIÓN DE LA ROCA QUE MARCABA FRONTERAS

LOS PRIMEROS PLEITOS DE «LA EXTRAÑA FRONTERA DIAGONAL QUE SEGUÍA PARALELA AL CORDEL DE LA MESTA HASTA LA ORILLA, FUERON PORQUE AHÍ HABÍA AGUA DULCE DE LOS ALJIBES Y DE AFLORAMIENTOS DEL ACUÍFERO», EXPLICA EL RECIÉN NOMBRADO CRONISTA OFICIAL, ANTONIO ZAPATA

Alfonso Bastida (1i), Juan López (3i) y Antonio Carrasco (d), que fueron pedáneos de San Javier y Torre Pacheco, junto al alcalde (2i). / AYTO.

Ni una piedra ni una frontera administrativa pudieron con la identidad de pueblo de Los Alcázares. El municipio más joven de la Región celebró ayer su 37 aniversario de la segregación de San Javier y Torre Pacheco, aunque su historia en común va mucho más atrás. Si hablara, la piedra que desde ayer luce junto al monolito de la Independencia, en el paseo Carrión, contaría todos los pleitos que provocó su presencia frente al Mar Menor. Los primeros, por «la extraña frontera diagonal que seguía paralela al cordel de la Mesta hasta la orilla, precisamente porque ahí había agua dulce de los aljibes y de afloramientos del acuífero», explica el recién nombrado cronista oficial, Antonio Zapata.

La roca limítrofe fue testigo silencioso de los más de seis años de pleitos que el conde de Roche libró contra el Ayuntamiento de San Javier, por sus pretensiones de cobrarle elevados tributos por instalar la feria en su término municipal. El aristócrata solo tuvo que irse dos calles más arriba, al otro lado de la piedra, para eludir la avidez fiscal de San Javier. «Se lo llevó a una especie de limbo territorial y ganó todos los recursos», afirma el cronista, quien confirma que «está claro que todo empezó ahí, tal vez por la presencia de agua y la villa romana».

De esa dualidad que vivían los antiguos alcazareños saben los que fueron alcaldes pedáneos de los dos municipios matrices, supervivientes de un tiempo que no volverá. Alfonso Bastida y Antonio Carrasco desempeñaron el difícil papel de representar a San Javier en un pueblo que fraguaba su segregación, al igual que Juan López por Torre Pacheco. Los tres estuvieron presentes ayer en el acto de recuperación histórica. «Ahora la piedra simboliza la unión del pueblo y nos recuerda que surgió del coraje de los vecinos, con la misma resiliencia que han demostrado para superar las inundaciones y con la que afrontan ahora la epidemia», aseguró el alcalde de Los Alcázares, Mario Pérez Cervera. Protegido por una urna, el hito histórico se puede ver ya frente a la playa Carrión.

Fuente: https://www.laverdad.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje