HACER TURISMO EN LA PROPIA TIERRA

POR FRANCISCO RIVERO, CRONISTA OFICIAL DE LAS BROZAS (CÁCERES)

El poeta mexicano de Texcoco Nezahualcóyotl. FR

Cuando hace unos días me entregaron el Premio al Periodismo Turístico que promueve el programa “Gente Viajera” de Onda Cero Extremadura, que dirige mi amigo Vicente Pozas, llegué con tiempo a la capital cacereña y como no era cuestión de estar paseando por la ciudad con esto de la pandemia, decidí hacer una pequeña excursión hasta la Montaña y visitar el santuario de la Patrona de la ciudad.

Fue lo que hice y maté dos pájaros de un tiro, pues vi dos atractivos turísticos muy pocos conocidos por los visitantes de la ciudad antigua, el tercer conjunto monumental más importante de Europa tras Venecia y Tallin (la capital de Estonia), según declaración en 1968 del Consejo de Europa y Patrimonio Mundial de la Humanidad, desde 1986.

Tengo el honor que diez años más tarde, durante el mandato de José María Saponi, en 1996, conseguimos que la Federación Mundial de los Periodistas de Turismo le concediera el galardón “Pomme d’Or”, la Manzana de Oro, que en el mundo poseen pocas ciudades.

Y el primer objetivo que me marqué fue a ver al indio poeta. Recuerdo que en cierta ocasión tuve que hablar de él en un pequeño discurso en México con motivo del encuentro internacional de los Periodistas de Turismo de las Méridas del Mundo (España, México y Venezuela) y tuve que aprenderme su nombre y … hasta pronunciarlo: Nezahualcóyotl. (ya podía llamarse rey Pepe, pero no).

En Cáceres está, desde 1992, en la Avenida de la Hispanidad, en un cruce de calles, pero se la conoce como la plaza del indio, pero ese indio fue un gran poeta y rey de Texcoco, nacido en 1402.

Hace muchos años, en uno de mis muchos viajes a México, el entonces presidente de la Diputación de Cáceres, mi buen amigo Manuel Veiga López, nacido en el pueblo salmantino de mi abuelo materno, Alba de Tormes, me dijo: cuando vayas a México ves a saludar de mi parte autor de la estatua del rey Nezahualcóyotl.

Alojado en el hotel Sheraton María Isabel, en la Plaza del Ángel de la Independencia de la capital azteca, me faltó tiempo para llamarle y decirle que tenía interés en hablar con él. Se trataba de Humberto Peraza el mejor escultor mexicano del siglo XX. Alguien me dijo que era el autor de las estatuas que se le erigen a los presidentes tras sus mandatos.

Tomé un taxi (la distancia era larga) porque desde el hotel María Isabel, junto a la Plaza del Ángel, bueno más bien Ángela, pues es una estatua femenina alada, hasta la colonia de Coyoacán, hay un buen trecho, unos 12 kilómetros.

Llegué a su casa-estudio, donde fui muy bien recibido; tomamos algo y me pasó a su estudio. Una maravilla, pero como diría un mexicano, ¡muy padre! Tras un par de horas mandó a uno de sus hijos que me regresara, manejando su carro, a mi hotel,

Aquella mañana me perdí la visita al Museo de Antropología de México, nunca lo he visto, pero mereció la pena dejarlo para otra ocasión por las atenciones prestadas por el escultor Peraza, su humanidad y simpatía. http://www.humbertoperaza.com/

En la Montaña

Pero no se me fue de la cabeza subir hasta el Santuario de la Montaña para dar las gracias a Nuestra Señora por este premio y por la labor de acogimiento que realizar a sus queridos hijos de Cáceres.

El Santuario estaba abierto, guardando las distancias de seguridad sanitaria, con alcohol para las manos y pasar con mascarillas.

Allí me acordé de mi amigo Juan Antonio Alonso Resalt, cronista oficial de Leganés, y compañero en la Junta Rectora nacional de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales (RAECO), porque en una placa situada en la pared derecha del edificio religioso se lee textualmente: Se sabe que el 25 de abril de 1724, la Cofradía acordó mandar hacer un retablo en Salamanca, pero se desconoce la fecha de la estructura que debió otorgarse entre los donantes y Don José de Churriguera, que precisamente tenía taller en Salamanca.

El retablo es muy similar al de San Esteban de Salamanca o al de San Salvador en Leganés (Madrid), obras del mismo taller. Por cierto, Resalt me decía ayer que han tenido que cerrar el templo de San Salvador porque amenaza ruina y ha de arreglarse cuanto antes, Esperemos que pronto pueda retornar el templo, eso indicará que ya estará totalmente restaurado.

La vista desde las alturas de la Montaña sobre Cáceres es una maravilla al poder contemplar el conjunto urbano, destacando la ciudad antigua.

Por cierto, al final del acto, cuando ya nos despedimos me despedí del alcalde de la ciudad Luis Salaya, que fue la persona que me hizo entrega del premio, una terracota, realizada en Mérida, y al que le dije que tenía una cosa mía en su despacho. Se extrañó un poco y le dije que era una manzana: la Manzana de Oro que fui a buscar, a finales de 1995, pocos meses después de terminar la guerra serbo-croata a la ciudad del nuevo estado europeo, la preciosa Dubrovnik, que aún estaba en ruinas y de la que me traje como recuerdo una metralla de guerra que saqué de un edificio que había sido una galería de arte. Dubrovnik tiene también otra Manzana de Oro, concedida, como he dicho por la Federación Mundial de los Periodistas de Turismo, no en balde me puedo enorgullecer de haber creado, hace ya más de 25 años, la Asociación de Periodistas y Escritores de Turismo de Extremadura, APETEX, en siglas.

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje