CABALLERO VENZALÁ, «EN LA PRIMERA FILA DE LA INTELECTUALIDAD JIENNENSE»

UNOS 25 AÑOS DESPUÉS DE LA MUERTE DEL POLÍGRAFO, SU OBRA CONTINÚA COMO REFERENTE PARA INVESTIGADORES, HISTORIADORES Y AMANTES DE LA POESÍA

Manuel Caballero Venzalá

«Era un personaje de la primera fila de la intelectualidad de Jaén por su formación académica, por su sensibilidad y por lo que ha aportado al campo de la poesía, la bibliografía, los archivos… Ha sido un maestro para todos los grandes intelectuales de la provincia, es una figura señera».

Son palabras de Adela Tarifaconsejera directora del Instituto de Estudios Giennenses, en honor de Manuel Caballero Venzalá (Martos, 1925-Jaén. 1995), ilustre marteño de cuya muerte se cumplen veinticinco años en este 2020 del coronavirus y la incertidumbre (y noventa y cinco de su nacimiento).

Licenciado en Derecho y Teología Dogmática, sacerdote, canónigo de la Catedral jiennense, académico de la Real de la Historia, poeta, escritor, historiador, investigador, cronista oficial de Martos e hijo predilecto del municipio, consejero bibliotecario del IEG…

Un cuarto de siglo después de su pérdida, la provincia lo recuerda con una calle con su nombre en la capital del mar de olivos; un premio de investigación, un seminario biobibliográfico, una biblioteca… y la mejor de las memorias posibles:

«Para nosotros era un referente en todos los aspectos, en el plano más personal superaba lo que se puede decir con palabras, una figura impresionante, como su labor en el archivo de la catedral, donde yo tuve la ocasión de conocerlo y tratarlo. Siempre atento a las personas que acudíamos a preguntarle algo, en la búsqueda de la documentación, siempre con esa sonrisa, transmitiendo seguridad…. Un ser excepcional y un emblema para el IEG; era un hombre buenísimo, un sabio», evoca Tarifa.

Semblantes en la nieblaTiempo de amar y tiempo de esperar, infinidad de artículos, hondos poemas y, sobre todo, su emblemático Diccionario Bio-Bibliográfico del Santo Reino: «Es su principal obra, en vida solo se editaron dos volúmenes pero dejó parte ya preparada, que la Diputación editó. Es, sin duda, una de las grandes obras de la bibliografía jiennense que después, por desgracia, las circunstancias no han hecho posible que siguiera adelante; pero don Manuel dejó una senda abierta, y eso siempre tendremos que agradecérselo».

Inolvidable con su cigarro de duro tabaco negro entre los dedos y con la perspectiva que estos veinticinco años posibilitan sobre su producción y su figura, el nombre del recordado párroco del Sagrario y capellán de La Buena Muerte deja el mejor de los sabores de boca cuando se pronuncia: «Siempre estará con nosotros, no importan los años que pasen de su muerte». Se extinguió el hombre pero (con palabras de Platón), «el principio inmortal se retiró y se alejó sano y salvo». Así sigue. Por Javier Cano

Fuente: https://lacontradejaen.com/caballero-venzala-aniversario-jaen/?fbclid=IwAR3AH7iHR0D-zHvlHdBXUV7Lgmvrz818GjKp1Ld6whuT8XlZ90EKpEMAYlg

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje