UNA BATUTA EJEMPLAR

POR ALFONSO ROVIRA, CRONISTA OFICIAL DE ALZIRA (VALENCIA)

El director de banda de música, Nicanor Sanz Sifre, fue homenajeado por los músicos de Alzira, su pueblo, hace 45 años, con motivo de la semana de la música dedicada a la patrona, Santa Cecilia.

Conocí el bien hacer del “mestre” alcireño Nicanor Sanz Sifre, por las grabaciones magnetofónicas que remitía a su amigo de Radio Alzira, Bernardo Fontana Martínez, allá por la mitad del pasado silo XX, desde Johanesburgo, en África del Sur, donde españoleaba y ejercía su profesión de solista de trompa, en la Orquesta Sinfónica de aquella lejana ciudad, en otro continente, donde permaneció cinco años.

Con él tuve la satisfacción de viajar en su compañía y de la banda de Alzira, a Kerkrade, ciudad de la música en Holanda y también a Budapest;. Siguieron después a innumerables poblaciones, como la capital de esta España nuestra. Nicanor Sanz, alcireño ilustre, que fue motivo de un merecido homenaje, por segunda vez, en este último, el día de Sant Bernat, patrón de su pueblo. Recuerdo que el primero se llevó a cabo en el Gran Teatro Municipal, hace 45 años. Se interpretó por la Banda de la Sociedad Musical de Alzira, que entre otras obras, pudimos escuchar su “Concierto para trompa”, número 1, que fue estreno mundial. Tal fue su majestuosidad, que cuando le preguntamos en el entreacto, ¿cómo había salido tan bien?, nos contestó: “con la ayuda de Sant Bernat”.

Hagamos un poco de historia de este primer homenaje a tan distinguido director de banda. Era 30 de noviembre de 1975, cuando la Banda de la Sociedad Musical de Alzira, ofrecía un concierto extraordinario dedicado a Santa Cecilia, patrona de la música. El motivo del traslado de fecha, del 22 al 30 del mismo mes, fue por el fallecimiento, el día 20, del Jefe de Estado, Francisco Franco.

Presidía la Sociedad Musical alcireña Ricardo Bellver Ramírez, siendo director de la banda, el recordado “mestre”, Francisco Hernández Guirado, que tanta fructífera labor desarrolló y dejó a su paso por la Sociedad Musical de la capital de la Ribera Alta.

Antes de dar comienzo la audición, fueron entregados los diplomas e instrumentos de música a los alumnos que se habían distinguido en sus exámenes, de notable o sobresaliente en el curso anterior, alumnos que iba nombrando el secretario, Ricardo Borrás, diplomas que entregaban el alcalde, Dr. Camilio Dolz Enguix; el presidente, Ricardo Bellver o el director, Francisco Hernández Guirado. Acto seguido hacía uso de la palabra el presidente, Ricardo Bellver, quien remachó el magnífico camino recorrido por la banda, en el pasado mes de julio, obtuvo el primer premio de la Sección Primera, en el Concurso Internacional de Bandas de la Capital de provincia. “Me regocija pensar -decía el presidente- que todos los aquí reunidos,

comparten conmigo el gozo de ver progresar ininterrumpidamente, la Banda de la Sociedad Musical de nuestra ciudad, llevada adelante con la esperada dedicación de todos, en sus distintos cometidos”.

Daba comienzo a continuación, el concierto, que transmitía en directo Radio Alzira de la Cadena SER, presentado por José Serrano Belinchón, contando en esta ocasión, con un músico alcireño de excepción y en cuya audición se iban a interpretar obras de las que era autor; se trataba de Nicanor Sanz Sifre. La primera obra fue el pasodoble “Francisco Iborra”, que el autor había compuesto hacia 15 años, que dedicó a su padre político, que se hallaba en la sala. El “mestre” Hernández Guirado, le ofreció la batuta para esta ocasión. Seguía el concierto con la interpretación del “Capricho y variaciones”, de Roff, actuando de solista de trombón Rafael Tortajada, de Benaguacil, dirigiendo en esta ocasión Manuel de la Fuente. En el “Concierto para trompa”, de Mozart, con tuba, actuó de solista, Francisco Hernández, conduciendo la banda Nicanor Sanz. Después, para completar la primera mitad, fue el estreno mundial del “Concierto para trompa”, de Nicanor Sanz, actuando él mismo de solista.

Al finalizar la primera parte, el alcalde de Alzira, Camilo Dolz, imponía a Nicanor Sanz, el escudo de oro de la ciudad. El alcalde ascendió al estrado del Gran Teatro Municipal para dirigirse al público que llenaba la sala, para decir: “Debemos estar agradecidos a Nicanor Sanz, por haber tenido la gentileza de habernos ofrecido la primicia, el estreno mundial, de su “Concierto para trompa”. También debemos estar orgullosos, de que un hijo de Alzira, vaya pregonando el nombre de nuestra ciudad por el ancho mundo, Alzira, creo, debe sentirse orgullosa. Por ello, le voy a imponer el escudo de oro de la ciudad, en prueba de agradecimiento y, que para que sienta él, el mismo orgullo de llevarlo en la solapa, que nosotros sentimos de tenerlo como hijo de Alzira”.

En la segunda parte de este concierto dedicado a Santa Cecilia, actuaron conjuntamente la Banda y la Coral Polifónica Valentina, que interpretó “Valencia canta”, de José Serrano, el “music de Sueca”. ”Coro de esclavos”, de la ópera Nabucco, de Verdi; “Es xopá hasta la Moma”, poema sinfónico de Giner y “Danzas guerreras del príncipe Igor”, de Borodín, terminado con el Himno Regional.

Antes de poner punto final al concierto y de interpretar el “Himne”, las dos sociedades intercambiaron unos obsequios, teniendo la oportunidad por parte del presjdente de la Coral Polifónica, Joaquín María Guillamón, para destacar que el concierto, que se había desarrollado en Alzira, era muy difícil de superar.

Nicanor Sanz, que falleció en los primeros días de junio de 2014, que supo vadear el río de la vida con rectitud y elegancia, le transmito, para que desde allí donde se halle, a la derecha de Dios, celebre el recuerdo de estas letras, cuya lectura le hubiera complacido.

En la foto que acompañamos, Nicanor Sanz, con el autor de esta crónica, el dia del concierto.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje