BRIGITTE BARDOT EN LAS CUEVAS DE SAN JUAN DE LOS TERREROS DE ALMERIA

POR JUAN ANTONIO ALONSO RESALT, CRONISTA OFICIAL DE LA VILLA DE LEGANÉS (MADRID)

Las cuevas de Terreros (Pulpi-Almería). Escena de la película

Esta misma tarde acabo de ver en televisión un reportaje de los últimos picadores de Cuevas que existen en nuestro país. Y son gente de Granada que aun conservan ese ancestral oficio de excavar una montaña con un simple pico y una pala en las rocas para proporcionarse una vivienda digna, que es lo que se hacían hace muchos años algunas pobres familias por la misma provincia de Granada y parte del litoral de Almería y el sur de Murcia.

Me ha recordado ese reportaje televisivo estampas de mi niñez cuando con mi familia nos trasladábamos en verano en carros y hasta arriba de colchones y enseres para la casa desde Huércal Overa a la playa de San Juan de los Terreros (Pulpi) para vivir en una cueva de un familiar, y “pasar tranquilos” la época más calurosa del año.

De esos años, yo era un niño, recuerdo lo mágico del lugar, pegados al mar, frente al Pichirichi, a lo lejos el pequeño castillo donde vivía la Guardia Civil y que es ahora un monumrnto histórico de la época de Carlos III, muy visitado y rodado de gente cariñoa y querida que nos cuidaba y quería, entre ellos mi abuela Beatriz, madre Pura, siempre atenta, cariñosa y  sonriente.

Lo que no me imaginaba, es que en ese mismo lugar se estaba rodando una película mítica en la carrera de la súper gran actriz francesa Brigitte Bardot (B.B).

Recorriendo la costa almeriense, justo al final de la misma en la playa de San Juan de Los Terreros, del municipio de Pulpi, y muy cerca de Águilas lindando con la Región de Murcia, se encuentra la  Cala de los Cocedores. En ese lugar junto con la maravillosa roca dorada que divide el mar está el famoso trozo de playa conocido como el Pichirichi. Muy cercano a la cueva de mi niñez.

Hasta hace años, allí había una curiosas cuevas escavabas en la roca que los lugareños utilizaban de casa y lugar donde vivir.

Este lugar, hoy desaparecidas, solo hay  casas o chalets eso si con un lugar envidiable y con una panorámica increíble. Este sitio sirvió en los años cincuenta del siglo pasado como plató para el rodaje de una película en la que estaba presente, ni más ni menos que la estrella cinematográfica más internacional y conocidísima de esos años, Brigitte Bardot, que junto al español Fernando Rey y el actor Stephen Boid grabaron partes de una película.

Este lugar del Pichirichi cercano al chalecito de mis padres en al playa del Hotel Calipso  sirvió ese año 1958  para que el sex-symbol de la época Brigitte Bardot grabara unas delicadas escenas de la película  “JOYEROS DEL CLARO DE LUNA”. Acompañando a Boid y un burrito que se hizo famoso, y al que ella misma, llamó Romeo y se llevo a un hotel de Torremolinos y lo metió en su misma habitación.

En esas escenas, los dos protagonistas entraban en una cueva del Pichirichi, mientras unos supuestos gitanillos cerca del mar a las puertas cantaban y bailaban. Por cierto una película no estrenada en España por la férrea censura de la época franquista.

“Les bijoutiers du clair de lune” era el título en francés de la película, en Argentina se tituló Armas de mujer y en España el título, ya mencionado de Joyeros de Claro de Luna, que gracias a la censura de esos años no se llegó a ver en los cines.

Contenido de la película

Úrsula (Brigitte Bardot ) deja el convento donde se había educado para empezar una nueva vida en el sur de España con su tío, el conde Ribera (José Nieto), y su tía Florentina (Alida Valli).

A su llegada se topa con una tragedia: el joven Lamberto (Stephen Boyd), un chico del pueblo, está convencido de la responsabilidad del conde en el suicidio de su hermana. Finalmente, en un duelo, el conde cae muerto y el joven se ve obligado a escapar de la policía. Úrsula, cautivada por la belleza y la fuerza de Lamberto, decide acompañarlo en su huida.

Otra vez en Almería

El 12 de febrero de 1968, la rutilante estrella francesa Brigitte Bardort, mito erótico en esas fechas llego a Málaga en un vuelo regular procedente de Madrid para intervenir junto al actor escocés Sean Connery recientemente fallecido a los 90 años, en el rodaje de la película “Shalako”. Durante su estancia en Almería, la actriz había cumplido ese año recientemente treinta y dos años y su amplio sequito se alojaron en el Hotel Aguadulce.

Hasta allí, algunas noches acudía el guitarrista almeriense Pepe Richoly para darle algunas clases de este instrumento a la sensual actriz. También participaron en el rodaje de “Shalako” los actores Sthepen Boyd o Jack Hawkins. La Bardot vino acompañada de su marido Gunter Sach.

La película se rodó íntegramente en la provincia y finalizó el 23 de marzo. Para el actor Sean Connery fue su segundo film en Almería. Hubo gente que aseguró verla en las playas de San José y en San Juan de los Terreros con bikini y sin la prenda de arriba. Solía ir de excursión con un fotógrafo francés.

B. B. se tomó Almería como un lugar de vacaciones en el que dar rienda suelta a su espontaneidad. Nadie lo supo mejor que los gitanos contratados para interpretar a los indios, con los que, entre toma y toma, bailaba flamenco hasta las tantas de la madrugada.

Las vacaciones también eran un necesario descanso de su tercer marido, Gunter Sachs, del que se acabaría separando al año siguiente.

La película en las cuevas de San Juan de los Terreros de Pulpi

Lo que aparece en los archivos del cine de la provincia almeriense es que en el año 1958 se rodó en Terreros, (Almería) esa película en la que entre los protagonistas estaba Brigitte Bardot. Y se llamaba “Los fugitivos del claro de la Luz” dirigida por Roger Vadim y junto a la francesa intervenían Alida Valli y Fernando Rey entre otros. Como hemos contado.

Las últimas visitas de la diva gala a esta región de Almería tuvieron lugar años mas tarde en 1971 para participar en el rodaje de “Las Petroleras” junto a Claudia Cardinale y las españolas Teresa Gimpera y Patthy Shepard.

Meses más tarde, regreso a la capital andaluza para rodar otra película  “El boulevard del ron” del director Robert Enrico, junto a Lino Ventura.

En un documental de NODO del 12 de abril de 1971 se recogían escenas de la Bardot en el puerto de la capital almeriense que se había convertido por la magia del cine en un típico puerto de contrabandistas de Las Antillas.

 

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje