DESDE MI TORRE MUDÉJAR. 728. EL «ARÉVALO» HEMEROTECA“ DE MEDIADOS DEL SIGLO XX

POR RICARDO GUERRA SANCHO CRONISTA OFICIAL DE ARÉVALO (ÁVILA)

Tengo que reconocer que no soy un experto conocedor de la prensa escrita que tantas historias ha recogido a través del tiempo, y que hoy sigue siendo un referente imprescindible para las noticias, reportajes, el pensamiento y la opinión del momento.

En mi ciudad existe una larga trayectoria de medios escritos desde finales del s. XIX, con diversas cabeceras, algunas muy emblemáticas, como se dice ahora, que son como el latido de la vida de aquellas pequeñas poblaciones de provincia en los finales del s. XIX y durante el d. XX. Una riqueza que se extiende por toda la geografía, de la que hoy especialmente nos interesa la de nuestra provincia, de la que realizó un magnífico estudio de la historia del periodismo, Maximiliano Fernández, que es Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos y actualmente director de la Institución Gran Duque de Alba, es un experto en sociología y comunicación. “Prensa y Comunicación en Ávila” (1998), es un libro en el que recoge las cabeceras periodísticas que sucesivamente aparecieron en la provincia, y entre ellas en Arévalo, como “El Eco de Arévalo”, “La Voz de Arévalo”, “Unión Republicana”, “Tierra castellana”, “El despertar castellano”, “La Llanura” o la revista “Cultura” del Círculo Cultural Mercantil entre otras más… la última de esas publicaciones fue el mensuario “Arévalo”. Unos eran literarios, otros políticos, otros culturales, otros comerciales o de información general… y en edición semanal, quincenal o mensual.  

Hoy comparto este tema con gozo, en lo que respecta a los temas culturales de mi ciudad, porque ha llegado a mi Archivo del Cronista una joya de hemeroteca, la colección completa y encuadernada de la última publicación periodística arevalense, el mensuario “Arévalo” que editó el Hogar de Arévalo en Madrid en los años centrales del s. XX. Su primer número está fechado en febrero de 1952 y finaliza con el nº 107 correspondiente a enero-febrero de 1962, por tanto, una década de arevalensismo. Fueron su fundador Emilio Romero y sus directores M. Serano Castelló hasta el nº 54, que tendrían a cargo la dirección los presidentes del Hogar, Julio Escobar, desde el nº 55, Leandro Devesa Tartas, desde el nº 62, y en su última época, desde el nº 85, Manuel Jenaro Macías.  

Siempre una fuente de información sobre el Arévalo de mediado de siglo, con temas históricos que remontan en el tiempo a épocas anteriores, de poesía, crónica social, las famosas “Cosas de mi pueblo” de Marolo Perotas, y con colaboraciones de muchos ilustres escritores. Entonces en torno al Hogar de Arévalo en Madrid estaban muchas gentes que marcharon a Madrid por cuestiones laborales, y realizaron muchas actividades socio culturales. Recuerdo yo en mi época de estudiante en Madrid, cuando el Hogar ya se estaba debilitando para transformarse poco después en el Hogar de Ávila en Madrid, la fiesta de la Virgen de las Angustias en la iglesia de San Ginés, calle Arenal de la “Villa y Corte”, cerca de una de sus sedes, o aquellas verbenas que se celebraban en el patio del castillo, muy atractivos aquellos bailes de sociedad, y desde luego el periódico. 

Del periódico Arévalo, tenía algunos números sueltos, unos, reliquias de la casa familiar; otros que fueron regalo de una amiga de la familia, Carmen, que ya hace muchos años me dijo que estarían bien en mis manos y que les sacaría provecho. Otros, o parte de ellos, en fotocopia que me ha pasado en diferentes ocasiones mi buen amigo Julio “Fonda”, apasionado de todos los temas de Arévalo y coleccionista de mil y más papeles. Pero ahora ha sido la colección completa y encuadernada de otro amigo que ha muerto recientemente y que me ofreció en venta un familiar. Hablar de dinero en los temas culturales es muy complicado porque el valor de estas cosas siempre es muy relativo, como dicen en el mundo de las antigüedades, vale lo que se esté dispuesto a pagar…  

De cualquier forma, ya está en mi biblioteca y seguro que será de buena ayuda para consultas sobre muy diversos temas. Ya está en la sección de “documentos”… 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje