OLÉ POR BROZAS

POR JUAN FRANCISCO RIVERO DOMÍNGUEZ , CRONISTA OFICIAL DE LAS BROZAS (CÁCERES).

Vicenta Navarro Nogales

Vicenta Navarro Nogales (Brozas 1903 – 1997) es la autora de este pasodoble “Olé por Brozas”. Vicenta fue un ama de casa, viuda que fuera de Herminio Torres Cava, el autor de la primera película de ficción de Extremadura, gran fotógrafo que publicó sus fotos en el periódico “El Brocense” y que fue “asesinado por los marxistas el día 3 de diciembre de 1936”, según reza en el Diario Oficial del Ministerio del Ejército del viernes 31 de enero de 1941, en su página 471, por la que se le concede a ella la Medalla de Sufrimientos por la Patria, con cinta azul y carácter honorífico.

Vicenta Navarro nació el 16 de junio de 1903 en la calle Santa María de Brozas, concretamente en la casa que con el tiempo se instaló la pescadería de Ángel “el Recovero”, a los pocos meses su familia se fue a vivir a la calle Derecha, a la casa del balcón de esquina, hoy propiedad de la familia García. Era la segunda de ocho hermanos, tres varones y cinco mujeres.

De muy niña empezó a ir muy pequeña al Colegio de la Doctrina Cristiana medio pensionista donde también fueron llegando sus hermanas. En dicho colegio había una monja que era de Sevilla (la hermana Rosario) y había estudiado piano en el conservatorio y empezó a enseñarle este instrumento musical. Le salió tan buena alumna que con seis años tocó el piano delante del obispo que fue a Brozas en visita pastoral, que por entonces era monseñor Ramón Peris Mencheta, obispo de Coria desde 1894 a 1920.

La niña comenzó por prepararse en Brozas con la hermana Rosario e irse a examinar al Conservatorio de Madrid libre. Así hizo hasta 5º de piano (la enseñanza elemental) y 6º, 7º y 8º se matriculó oficial y se fue a Madrid para hacerlo. En 1921 le dio clases el director del Conservatorio de la capital, que por aquel entonces era el prestigioso Tomás Bret6on, autor de la zarzuela “La verbena de la Paloma” Terminó la carrera con 18 años pretendió dedicarse a la música, pero sus abuelos no lo consintieron y tuvo que regresar a Brozas donde estuvo hasta que su padre se metió en negocios que no sabía y se arruinó. Toda la familia, menos el hijo mayor que ya se había casado, emigró a la capital de España. 

Allí, a poco de llegar, murió el cabeza de familia y entonces Vicenta se puso a dar clases de música, pero como era insuficiente para mantener a una familia de 9 personas y sabía coser, porque le hacía cosas de vestir a sus hermanas pequeñas, se fue a una academia a aprender corte y confección. Por esos conocimientos montó un taller, algo así como el de la famosa serie “El tiempo entre costuras”, pero mucho más grande, ya que en él llegaron a trabajar un total de 25 personas 23 obreras, más dos de sus hermanas pequeñas. Cosían para El Corte Inglés de principio de los años 30. Se iban a París a los desfiles y compraban un modelo de abrigo vertido o cualquier otra pieza; se lo daban a Vicenta con las piezas de tela necesarias para que le hiciera un montón iguales para venderlos. Se casó a los 31 años con Herminio Torres, ocho años más joven que ella

Después llegó la guerra civil, siendo asesinado en Paracuellos su joven marido cuando ella estaba embarazada de su hija póstuma, Herminia Torres, que nació en febrero de 1937. La familia seguía viviendo en Madrid hasta 1943 que pidió la excedencia en la oficina donde trabajaba de administrativa y se vino a vivir a Brozas; dos años más tarde se casó con el hermano de Herminio, Salomé, un hombre que “era más bueno que el pan, y para mí ha sido mi padre”, en palabras de Herminia Torres Navarro. En 1946 nació su hermano Francisco Javier y al siguiente su hermana, María Dolores.

Esta mujer, conocida por muchos broceños, pero es muy desconocida en su faceta artística: Le encantaba `pintar. Por eso ofreció a su hija un biombo con unos flamencos, un venado y unos niños y su hijo tres o cuatro cuadros más de un estilo más del siglo XVI que del XX. Era una verdadera “manitas”, pues hacía de todo: De albañil, de carpintero montaba a caballo… 

Hacia el año 1965 debió componer este singular pasodoble titulado “Olé por Brozas”. Durante unas vacaciones de su hija Herminia, le dijo: «mira lo que he compuesto; haz el favor de echarle un ojo y si algo no está bien, lo arreglas” y tuvo que arreglarle dos o tres “cosinas” que no se ajustaban lo escrito a lo que tocaba…

La única actividad pública que tenía era tocar el órgano de Santa María en las novenas de la Inmaculada y algún festejo más. Se hacía acompañar de Juanita Marchena, (hermana de Julia, la mujer del farmacéutico José Antonio Rodríguez, que entonces estaba al lado de la Sociedad de la Peña, reconvertido el bar hoy en un supermercado) y que cantaba muy bien; tenía una bonita voz de soprano A ella le enseñó el “Ave María”, de Schubert y le salía muy bien. Compañeras de cantos religiosos eran Carmen Morcillo, que tenía voz de contralto y hacía muy bien las segundas voces y Amparino Rodríguez.

Vicenta vivió dese los años 40 siempre en Brozas, tocando el piano todos los días del año. Murió el 3 de agosto de 1997 de una embolia pulmonar en el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres.

FUENTE: https://cronistadelasbrozas.blogspot.com/…/ole-por

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje