EFEMÉRIDE CON MENÚ GALDOSIANA

POR MIGUEL ÁNGEL FUENTE CALLEJA, CRONISTA OFICIAL DE NOREÑA (ASTURIAS).

Foto M. Ángel Fuente Calleja

Estuvimos en Las Palmas con los amigos de la Cofradía del Puchero Canario en el mes de marzo,  dos días antes del dichoso confinamiento a causa de la covid-19. Celebraban su capítulo anual dedicado al escritor Don Benito Pérez Galdós con motivo del centenario de su fallecimiento, personaje a quienes los de la Generación del 98 denominaban “El Garbancero” porque  se declaraba  defensor de lo que la mayoría de españoles comía a diario, la gente corriente como le agradaba citar, que no olvidaban el cicer arietinum que en romance llamamos garbanzo, decía uno de sus personajes. Así lo bautizó, dicen que Valle-Inclán, no se sabe si por despreciar el éxito de sus numerosas novelas o por despecho,  ya que Pérez Galdós el dramaturgo canario siendo director del Teatro Español, y propuesto para el Premio Nobel en el mismo año 1912, se negó en el mismo año a estrenar  al gallego  una de sus obras en el citado Teatro Español. Ahí quedó  la duda, aunque Valle-Inclán, años después, reconoció que Galdós parecía haber creado el idioma, y muchos contemporáneos  suyos lo citaban como uno de los mejores representantes de la novela realista del s.XIX y estudiosos lo situaban como mejor novelista después de Miguel de Cervantes.

“El garbanzo resiste todas las modas del comer” comenta en “Fortunata y Jacinta” y otro de sus personajes aseguraba que la sopa y el Jerez se consideraban idóneos para preparar el estómago, darle fortaleza para lo que viene detrás, para comer y seguir comiendo.

Así lo dejó constar en varias de sus novelas como “El amigo Manso” y los gastrónomos canarios nos recordaban como ya viviendo en Madrid, hacía que le llegasen todas las semanas los alimentos e ingredientes necesarios para elaborar un cocido con todos los sacramentos,  tal y como lo degustaba en las islas. A la capital le llegaba en una caja de hojalata debidamente soldada con estaño para garantizar el envío.

Curiosamente en la novela arriba citada,  “El amigo Manso,” nos sorprende con el protagonista Máximo Manso que era natural de Cangas de Onís, “a la puerta de Covadonga y del Monte Auseva” y ya adentrándonos en la lectura de la  misma se van sucediendo personajes tales como “Valdesol”,  comerciante de carne y muy adinerado que abastecía la capital de España a gran escala, y que “de niño había corrido con los pies descalzos en los arroyos sangrientos de las calles de Candelario”  y ya que hablamos de tan hermoso pueblo serrano de mis amores, de allí procedía doña Javiera, con carnicería en Madrid, de la dinastía de los Rico, vda. de Peña, ambos apellidos formando parte de la historia chacinera más importante de Candelario, incluso de Salamanca a cuya provincia pertenece, incluso a Extremadura donde muchos lo sitúan,  así que  la lectura de esta novela tras regresar y disfrutar del encuentro con los hospitalarios canarios, fue recrearme con escenarios y personajes que forman parte de mi admiración personal.

Gracias al periodista Mario Hernández Bueno mantenedor de este puchero de las siete carnes que tras rescatarlo del baúl de los recuerdos con sabor, une y reúne a cientos de amigos cada año en torno al mismo, haciéndose importante hueco entre la culinaria isleña con tantos platos que influyeron en la misma pero con gentes como Mario supieron mantener  su identidad.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje